Borja Gutiérrez, alcalde de Brunete
Borja Gutiérrez, alcalde de Brunete - ABC

Cs critica a Cifuentes por mantener al alcalde de Brunete imputado por la Púnica

El PP asegura que tomará una decisión el lunes, tras declarar Gutiérrez ante el juez

MadridActualizado:

Brunete abre un nuevo frente en la relación de Cristina Cifuentes con su socio de investidura. El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, criticó ayer que la presidenta del PP madrileño aún no haya apartado al alcalde de esta localidad, Borja Gutiérrez (PP), tras ser citado a declarar como investigado (imputado antes de la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal) por un presunto delito contra la Administración Pública, por un contrato relacionado con la trama Púnica. Desde el partido, sin embargo, aseguran que no tomarán ninguna decisión hasta después del fin de semana, tras la comparecencia de Gutiérrez en el juzgado.

Gutiérrez tendrá que declarar el próximo lunes por su presunta implicación en la preparación de un contrato de eficiencia energética con la empresa Cofely. Será entonces cuando se decidirá si debe renunciar a sus cargos de alcalde y presidente del PP en el municipio. «Creemos que es lo más prudente», explicaron en el equipo de Gobierno a ABC. No obstante, desde el Ayuntamiento de la localidad indicaron que «hay que diferenciar» entre su cargo en el partido y su papel de regidor. No obstante, insistieron en que, en principio, no habrá ningún movimiento hasta la semana que viene.

El consejero de Medio Ambiente y presidente del Comité Electoral del partido, Pedro Rollán, se mostró ayer en la misma línea y conminó a la oposición a esperar hasta su comparecencia. «Me imagino que la próxima semana se adoptarán las decisiones que correspondan en cumplimiento de nuestro código ético», aventuró Rollán en declaraciones recogidas por Efe.

Pero el lunes ya es tarde para la oposición. Aguado, socio de investidura de los populares en la Comunidad, reprochó que el código ético del PP en la región, con el que Cifuentes dijo que iba a regenerar el partido tras los diferentes casos de corrupción, sea «estético» y solo se utilice para casos de cargos autonómicos. «No se aplica en ningún sitio donde Ciudadanos no sea decisivo; dimiten cuando existe Ciudadanos y un acuerdo de investidura firmado y cuando no, no», presumió el portavoz de la formación naranja en alusión a Brunete, donde su partido no tiene representación.

El código ético, presentado el pasado mes de marzo tras la elección de Cifuentes como presidenta del PP de Madrid, obliga a renunciar en caso de «ser investigado formalmente por delitos de corrupción». Si bien no hace mención a concejales o alcaldes, sí lo hace con «miembros de la Comisión Gestora del Partido Popular de Madrid, Presidentes y Secretarios Generales, Locales y de Distrito, en la Comunidad de Madrid». Gutiérrez, aunque no está dentro de la gestora, sí es presidente del PP de Brunete.

«Incapaz de regenerarse»

Los reproches, no obstante, no llegaron únicamente desde Ciudadanos. PSOE y Podemos, precisamente tras la comisión de investigación sobre corrupción política, criticaron la dejadez de Cifuentes sobre este extremo. Para Juan Lobato, diputado socialista, el PP «incapaz de regenerarse»: «Lo que planteamos es que el PP debe pasar a la oposición para regenerarse desde allí y para tratar de reincorporarse a la vida democrática normal».

Miguel Ongil, portavoz de Podemos en esta comisión, siguió el mismo guión que Lobato y aseguró que el tema de Brunete es un episodio más de lo que considera como «el caso PP». Ongil también cuestionó la eficacia del código ético de los populares y recriminó a la presidenta su criterio para aplicarlo. «El código ético de Cifuentes es que si está muy caliente en prensa se puede dimitir y si no se puede continuar», censuró ante los periodistas.