La Complutense sanciona sin empleo y sueldo a un profesor por acosar a seis alumnas

Es la primera vez que la UCM aplica el protocolo que puso en marcha para erradicar estos casos. Le suspenden 14 meses

El docente de un Máster de Magisterio a alumnas de postgrado paraguayas era reincidente

MadridActualizado:

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha suspendido de empleo y sueldo por un periodo de 14 meses al profesor de la Facultad de Educación acusado de acoso sexual a varias alumnas de un Máster de postgrado procedentes de Paraguay.

Es la primera vez que la UCM aplica una medida de estas características, a raíz del protocolo contra estas conductas que entró en vigor en diciembre pasado. La sanción establece nueve meses de suspensión de empleo y sueldo al docente por los abusos denunciados, otros tres meses por marcharse al extranjero sin permiso de la universidad y dos más por amenazas. En su resolución, la Complutense considera que incurrió en abuso de autoridad.

El dictamen concluye que el docente «propició situaciones inadecuadas e improcedentes» con el propósito de establecer relaciones «de naturaleza personal y fuera del ámbito académico».

Agrega que los hechos «se ven agravados» ante la falta de recursos de las alumnas, procedentes de distintos países hispanoamericanos, en su mayor parte, de Paraguay, que accedieron a los estudios tras «una rigurosa selección» y fueron becadas en su país de origen al carecer de medios económicos para hacer frente a los gastos que suponía su estancia en España. «Estos elementos propician que las víctimas sean muy vulnerables ya que, de no superar los exámenes de las asignaturas, podrían no graduarse y verse obligadas a devolver el dinero».

También se incide en que la situación «se ha repetido en el pasado» con otras alumnas de Grado y Máster y que, mediante el mismo «modus operandi», establecían «vínculos emocionales» ofreciendo ayuda y orientación «presuntamente desinteresada» para conseguir otros fines «bajo la sutil amenaza de que de mantener una actitud poco amigable surgirían situaciones incómodas que podrían afectar negativamente al plano académico y al futuro profesional», informa Ep.

El asunto se hizo público en enero cuando las afectadas comunicaron a la Unidad de Igualdad de Género de la UCM que desde que comenzaron las clases empezaron a recibir mensajes vía SMS, Facebook y WhatsApp en las que el supuesto acosador las invitaba a salir. Ante la falta de respuesta a sus requerimientos el profesor las amenazó y alegó que su conducta podría afectar a sus calificaciones. Fue entonces cuando comenzaron las faltas de respeto en el aula, indicaron las denunciantes, por lo que sospecharon que había más afectadas.

La Universidad le apartó de las clases del máster y abrió la preceptiva «información reservada». Esta concluyó que su conducta era «inapropiada». Ante ese «aparente comportamiento irregular», la Inspección de Servicios de la UCM abrió otra segunda investigación en la que se interrogó a más alumnas.