Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid
Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid - ÓSCAR DEL POZO
ENTREVISTA

«A Cifuentes la pone nerviosa tener que dar la cara sin "teleprompter"»

Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, cree que pueden dar el «sorpasso» al PP en la región en 2019

MADRIDActualizado:

Ignacio Aguado es el socio de investidura de la presidenta Cifuentes, del PP. Pero ahora, la división entre ellos es total.

¿Por qué quieren que Cifuentes comparezca de nuevo ante la comisión de corrupción de la Asamblea?

Creemos que es importante que los madrileños conozcan su opinión, su versión de los hechos, qué es lo que ha pasado con el CYII. Lo que me sorprende es que reaccione de esta forma, intentando cerrar la comisión, huyendo de la misma, y ahora incluso amenazando con querellarse contra nuestro diputado César Zafra.

El PP cree que la comisión se ha convertido en un tribunal de la Inquisición contra su partido.

Bueno, no están acostumbrados a dar explicaciones. Durante 20 años han bloqueado comparecencias, peticiones de información, han hecho las leyes en la Puerta del Sol, la Asamblea era un teatrillo donde no tenían que dar explicaciones a nadie, y ahora no, y no están cómodos. Lo más normal es que hubieran comparecido sin mayores aspavientos. Lo que están haciendo es lo que ellos critican, un circo, de algo que debería ser normal. Aquí no hay ningún linchamiento: en política, en democracia no existen los linchamientos, existe la petición de información y de explicaciones.

Cs primero votó «no» a la comparecencia, y ahora activa una nueva petición para que vaya. «Qué ha pasado?

Que la secretaria general, que es la máxima responsable de los letrados, puso reparos a la petición de comparecencia que presentaron PSOE y Podemos. Y no queremos el más mínimo resquicio legal que pueda aprovechar el PP para evitar comparecer. Pero activamos a las 24 horas una comparecencia que nosotros teníamos registrada sobre Lezo, que permite perfectamente preguntarle.

¿Es verdad que Cifuentes se quejó ante la dirección nacional de Ciudadanos por esta situación?

A mi no me consta. No sé si es una cortina de humo o intentar despistar.

¿Y en cuanto a la querella con la que les amenazan si se aprueba la comparecencia, les va a frenar?

No. Entiendo que Cifuentes no quiera tener enfrente a nuestro diputado César Zafra, porque no sabe cómo responderle, porque él sabe cómo hacer las preguntas; a Cifuentes le pone nerviosa tener que dar la cara sin escudarse en un mitin, en un «teleprompter» o en un discurso enlatado.

La presidenta les ha citado el 7 de febrero para el Pacto por la Regeneración democrática. ¿Van a ir?

Ese pacto ya está firmado. Es una cortina de humo más. Lo firmamos ella y yo hace tres años, en el acuerdo de investidura. Lo que tiene que hacer es cumplirlo.

¿Pero van a acudir el día 7?

No, no vamos a contribuir a este tipo de escenificaciones que no llevan a nada. Le pido a la presidenta que cumpla y que se deje de marear la perdiz con la regeneración y la corrupción. Que no hay nada que se lo impida, más allá de su falta de voluntad política.

¿Desde que Cs ganó las elecciones en Cataluña ha notado más tensión con el PP?

Han perdido de forma estrepitosa, se han quedado sin grupo parlamentario, y es inevitable que esta imagen se extrapole a toda España y a la Comunidad de Madrid. Y eso se nota en las caras de los dirigentes del PP. Están nerviosos por las encuestas, por la corrupción, porque el cerco se estrecha ...

¿Creen ustedes que van a ganarles en 2019?

Estoy convencido que vamos a ganarles. Creo que lo tenemos todo: proyecto, y equipo. El reto no es fácil pero si hemos ganado en Cataluña, que era tremendamente complicado, ¿porqué no en Madrid?

¿Les acusan de ser muchísimo más duros con el PP en Madrid que con el PSOE en Andalucía, donde también son socios de investidura?

Eso es un mantra que se maneja dentro del PP y de sus seguidores. Pero al final la realidad es bastante cruda: somos igual de contundentes en Andalucía que en Madrid, en la Rioja, en Castilla y León, en Murcia...

¿Cómo va el pacto de investidura? Igual el PP ya no les necesitan, no tienen que aprobar más presupuestos.

Eso depende de ellos; nosotros firmamos un acuerdo de investidura en 2015 y somos personas de palabra, vamos a respetarlo. A día de hoy hay más del 50% del acuerdo cumplido. Vamos a seguir trabajando por el resto el año y medio que queuda de legislatura; en regeneración es difícil, pero ya sabíamos con quién firmábamos, con la siglas PP, con todo lo que ello implica. En eso, el PP ni está ni se le espera; es muy difícil hablar con el PP por cómo lleva la mochila de cargada, por todas las redes clientelares que tienen, todos los favores que deben, y porque en definitiva son los mismos que estaban antes, salvo algunas excepciones.

¿Estarían dispuestos a firmar ese acuerdo en 2019 con otro partido?

Vamos a intentar liderar un gobierno entonces. Me sentiría cómodo gobernando con personas del PP o del PSOE, creo que tenemos puntos en común y podemos llegar a acuerdo.

A Podemos ni le cita ¿No lo ve como posible socio?

Si depende de nosotros, Podemos nunca gobernará la Comunidad de Madrid. Yo no quiero ver a Espinar en la Comunidad de Madrid, ni de presidente ni de vicepresidente. Se les ha caído ya la careta, sabemos de qué pie cojean, lo que quieren, y es contrario a lo que defiende Ciudadanos. En términos económicos, de visión política... si de nosotros depende, Podemos no gobernará. Puedes llegar con ellos a determinados acuerdos puntuales, pero nunca para formar gobierno.

De lo que falta por cumplir del acuerdo de investidura, ¿qué es lo que no podría de ninguna manera quedar sin cumplir?

Pueden quedarse sin cumplir cosas, en la medida en que el PP no quiera, pero nuestras prioridades están marcadas: me gustaría que la limitación de mandatos fuera una realidad antes de que acabe la legislatura, y que los aforamientos se eliminaran, aunque va a ser complicado porque implica una modificación del estatuto de autonomía; que se garantizara la incompatibilidad entre el cargo de alcalde y el de diputado regional, para que no estén algunas autoridades del PP y el PSOE en todo y en nada, dirigiendo municipios pero estando aquí por las tardes, y al final no llegas a nada. Me parece una falta de respeto para los votantes. Me gustaría que se garantizara que el transporte público no suba tampoco el año que viene, y hayamos sumado cuatro años consecutivos sin subida, que es muy importante para millones de madrileños.

Pisos turísticos: ¿Es partidario de regular o de prohibir?

No, de prohibir no. No somos partidarios de prohibir actividades que generan riqueza y actividad económica. Hay que regularlo, pero bien, y aprendiendo de la experiencia de otras ciudades europeas y mundiales donde se ha producido este fenómeno y se ha hecho mejor o peor. Hay que garantizar que la convivencia no se rompe, que es mi máxima preocupación. Que no haya barrios enfrentados ni reventados como consecuencia de una llegada masiva de turistas a pisos turísticos. A partir de ahí, definir un buen marco regulatorio que diga en qué barrios si o no puede haber pisos turísticos, si debe haber un registro y en qué condiciones, aumentar la inspección y la labor de control, y cómo esa actividad económica revierte en la ciudad: la fiscalidad, cómo están contribuyendo esas actividades a las arcas públicas. La inmensa mayoría de los pisos turísticos no declaran su actividad económica, no pagan impuestos. Hay que sentarse con los hoteleros, con los dueños de pensiones, con las empresas de pisos turísticos, con las asociaciones vecinales … tenemos la experiencia de ciudades como Barcelona, donde la regulación ha sido un fracaso, con barrios como La Barceloneta absolutamente rotos en la convivencia por el turismo; eso es lo que no puede pasar.

¿Madrid es un paraíso fiscal?

No, en absoluto. Pero no es un infierno fiscal, como otras comunidades autónomas. Madrid ha tenido una política de impuestos bajos que ha favorecido la llegada de inversión, la creación de riqueza, la generación de puestos de trabajo. El reto es, con una política de impuestos bajos, hacer mejores servicios públicos de los que ha dado el PP. El problema es que la región va por unas vías que se han ido poniendo , y va a buen ritmo, pero el tren no tiene locomotora política. No hay una dirección, un maquinista que diga qué se quiere en los próximos 10 años.

¿Qué se puede hacer con Cercanías?

Lo primero, no poner excusas porque sea competencia de Fomento, básicamente porque el gobierno de Fomento y de la Comunidad Autónoma de Madrid son del PP, del mismo partido. Nosotros convocamos un pacto para el transporte a 10 años, 2016-2026, nada más llegar. Hay que saber cómo vamos a articular la región para que sea lo más eficiente positble. Y saber que va a haber inversiones plurianuales, planificación de lo que quieres.