Madrid

El centro comercial Madrid Xanadú sale a la venta por 500 millones

Los trabajadores del complejo no tenían conocimiento de que los propietarios quisieran traspasarlo apenas diez años después de comprarlo

Pista de esquí en el interior del centro comercial Xanadú
Pista de esquí en el interior del centro comercial Xanadú - ABC

El grupo candiense propietario del centro comercial Madrid Xanadú, Ivanhoé Cambridge, tiene intención de desprenderse del complejo apenas diez años después de hacerse con él. La venta, que los dueños quieren sellar en la primera mitad de 2017, rondaría los 500 millones de euros, según publicó ayer el diario especializado en Economía, Cinco Días. «No vamos a hacer comentarios sobre las especulaciones del mercado acerca de nuestra estrategia de inversión», explicó Sébastien Théberge, vicepresidente de Ivanhoé Cambridge a ABC tras conocerse la noticia, según la cual, el conglomerado canadiense ya habría contactado con la firma inmobiliaria estadounidense Eastdil Secured para que diseñara el proceso de venta de un centro comercial inaugurado en 2003, cuando lanzó una propuesta de ocio que llamaba la atención, principalmente, por ofrecer la pista cubierta de nieve más grande de España, con 18.000 metros cuadrados de superficie.

Madrid Xanadú fue adquirido en el año 2006 por Ivanhoé Cambridge por 770 millones de euros de manos de el grupo norteamericano Mills Corporation, por lo que el actual proceso supondría la venta a la baja de uno de los principales centros de ocio de todo el territorio nacional. Situado a 29 kilómetros de la capital, en Arroyomolinos, alberga, además de la célebre pista de esquí cubierta, un cine con 15 salas, bolera, minigolf, tirolina, diversos espacios infantiles y 10.000 plazas de aparcamiento para los visitantes, además de una variada oferta hostelera y comercial.

Por sorpresa

La noticia ha pillado por sorpresa a los trabajadores del centro comercial que, según ha podido comprobar ABC, no tenían constancia en ninguno de los casos de que los propietarios habían iniciado el proceso de venta del complejo de ocio. «Me estoy enterando ahora mismo», ha sido la respuesta más habitual entre los trabajadores de distintos establecimientos de Xanadú al ser preguntados por si la venta formaba parte de las conversaciones en los corrillos entre empleados. «¿Qué supone la venta? ¿Van a cerrar el centro?», se preguntó otra empleada que esperaba que, si finalmente cristaliza el traspaso, «las cosas sigan igual por allí». Según el testimonio de una tercera trabajadora, el nivel de visitantes de Xanadú se ha resentido en los últimos años —algo lógico por la crisis económica—, un hecho que podría haber animado a los propietarios a sacar a la venta el centro comercial. «Mucha gente no hay, el fin de semana está lleno, pero entre semana, vacío», explica la trabajadora, quien critica que los dueños no hayan adaptado sus expectativas al nuevo escenario: «El precio de los alquileres es más o menos el mismo que antes de la crisis, pero no se han dado cuenta de que hay menos gente».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios