Tramo de carretera donde tuvo lugar la embestida - ATLAS / Vídeo: Encuentran muerta a una menor de 17 años tras ser atropellada en la localidad madrileña de Fuente el Saz

La adolescente atropellada en Fuente el Saz fue encontrada dos horas después en la cuneta

La Guardia Civil ha capturado al conductor que se dio ayer a la fuga en la M-117

MADRIDActualizado:

La fatalidad tiñó ayer de sangre el camino que separa la urbanización alcarreña de El Coto y la localidad madrileña de Fuente el Saz de Jarama. Poco antes del amanecer, una joven de 17 años resultó atropellada mortalmente en la carretera M-117, a la altura del kilómetro 3,800, muy cerca de una parada de autobús pegada a la calzada. El conductor se dio a la fuga y ya de madrugada fue detenido en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, a punto de huir a Buenos Aires.

Los hechos tuvieron lugar alrededor de las 7.30 horas, cuando un vehículo impactó brutalmente con el cuerpo de la menor, que minutos antes había salido de casa para acudir al colegio en Algete. Tenía que coger la línea 184, que cubre la ruta El Casar-Madrid; pero nunca llegó a subirse. Su cuerpo salió despedido detrás de la cuneta, motivo que podría explicar por qué los servicios de emergencia no recibieron aviso hasta pasadas las dos horas.

A las 9.40 horas, una pareja detuvo su coche extrañada por la presencia de una zapatilla y varios papeles esparcidos en medio de la carretera. Se apearon del mismo a echar un vistazo y encontraron a la víctima, aún con vida, según el testimonio ofrecido a los investigadores. A su llegada, los sanitarios del Summa la encontraron con politraumatismos y heridas muy graves, por lo que solo pudieron certificar su fallecimiento.

El equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Paracuellos y agentes del Destacamento de Tráfico de Buitrago de Lozoya ya han arrestado al sospechoso, que puede haber incurrido en dos delitos de homicidio por imprudencia grave y omisión del deber de socorro. Pese a que el tramo por donde deambulaba la joven carece de acera, la carretera no presenta ningún obstáculo que dificulte la visibilidad.

Dos horas tirada

Según pudo saber este periódico, la víctima residía en una pequeña colonia de chalets muy próxima al lugar del suceso. «Todos los días esperaba el primer autobús para ir a clase», señalaba ayer un vecino. En la zona, todos se hacen la misma pregunta. «¿Cómo es posible que nadie viera nada en una carretera tan transitada?», incidía el mismo, aún con el susto en el cuerpo. Lo cierto es que fueron varias las personas que pasaron por allí sin percatarse de lo ocurrido. «Íbamos en dirección a Fuente el Saz y mi compañero dijo algo de que había una mochila tirada, pero no le dimos mayor importancia», explicaba un trabajador, que nunca imaginó el fatídico desenlace que se escondía detrás.

Los residentes advirtieron, además, de la falta de control para rebajar la velocidad de algunos conductores que por allí transcurren. «Hacia El Coto van embalados, y si es hacia el otro lado, toman la curva y le pisan a lo loco», subrayó otro lugareño, mientras trataba de reconstruir el choque. «Siendo de noche, pudo coger la recta y acelerar al no ver ninguna luz», proseguía, sin entender la vileza del autor para abandonar moribunda a la muchacha.

Con éste, ya son dos los atropellos mortales sucedidos en la Comunidad de Madrid en los últimos siete días. El pasado miércoles, una mujer fue embestida en la calle de Marcelo Usera, sin que el autor se quedara a socorrerla. Horas después, moría en el hospital tras ingresar en estado grave. El viernes, la Unidad de Atestados de la Policía Municipal detuvo al responsable.