Adiós al metrobús: cómo y cuándo conseguir gratis la nueva tarjeta inteligente de transportes de Madrid

La «revolución sin contacto» llegará el 7 de julio; costará 2,5 euros y podrá solicitarse gratis los primeros cien días

Actualizado:

En algo más de dos semanas, llega a Madrid la tarjeta Multi, una auténtica «revolución sin contacto» que cambiará la manera en que compramos los tickets para viajar en Metro o autobuses públicos. La nueva tarjeta acabará con los populares «metrobuses», que dejarán de venderse el 31 de octubre –es decir, en cuatro meses– y sólo se podrán usar hasta el 31 de diciembre.

El Consejo de Administración del Consorcio Regional de Transporte acaba de autorizar esta nueva tarjeta, que estará en la calle durante la primera quincena de julio y que va a acabar con los billetes de banda magnética. Será como una tarjeta monedero, en la que poder cargar tanto billetes sencillos de Metro y Metro ligero como metrobús o billetes de diez viajes para los interurbanos. También está previsto que utilicen esta tecnología los billetes turísticos. Sólo quedan fuera, de momento, los billetes de papel de autobuses de la EMT e interurbanos.

Esta nueva tarjeta sin contacto la pueden utilizar varias personas –es anónima–, y podrá adquirirse desde el 7 de julio en la red de puntos de venta: estaciones de Metro y estancos. Costará 2,5 euros, y tendrá una duración de 10 años.

Límites contra la picaresca

No obstante, el gerente del Consorcio Regional de Transportes, Alfonso Sánchez, explica que «durante los primeros cien días, del 7 de julio al 14 de octubre, se podrá conseguir de forma gratuita solicitándola en la página web www.tarjetamulti.crtm.es». Para evitar la picaresca, habrá límites: dos tarjetas por domicilio, y una por persona.

Esta no será la única novedad del sistema de pago del transporte público madrileño: simultáneamente a esta, se pondrá en marcha una segunda tarjeta sin contacto, en este caso para familias numerosas y personas con discapacidad, que tienen derecho a descuentos en las tarifas.

Hasta ahora, estas bonificaciones se aplicaban en los abonos nominales, pero no cuando estas personas adquirían un metrobús o un billete sencillo. Con esta nueva tarjeta sin contacto, también podrán acceder a esas rebajas de entre el 20 y el 50 por ciento.

Esta tarjeta bonificada podrán solicitarla las familias numerosas y las personas con discapacidad en una semana: a partir del 26 de junio en la página web www.tarjetatransportepublico.es. Se calcula que son 96.705 las familias numerosas de categoría general –hasta cuatro hijos–, y 9.738 las de categoría especial –con 5 o más hijos– en la región.

La puesta en marcha de la «multi» ha obligado a adaptar software y hardware tanto de Metro como en los autobuses interurbanos y EMT. «La tarjeta de transporte transmite las órdenes a las máquinas validadoras: se puede tener a la vez un billete de diez viajes y uno sencillo de Metro», explica el gerente del Consorcio.

Ya compradas

La EMT, por su parte, ha invertido más de 1,4 millones de euros en la compra e instalación de nuevas máquinas validadoras, más de 2.000, según un concurso aprobado en el año 2016. «La EMT –señalan fuentes de la empresa municipal de autobuses– es reconocida mundialmente por tener uno de los sistemas tecnológicos más avanzados del mundo en el sector del transporte urbano, y lleva más de una década con sus sistemas tecnológicos preparados para haber introducido ya estas modalidades de validación».

EMT «tiene disponible, y las ha propuesto, soluciones mucho más avanzadas técnica y tecnológicamente que las que pretende implementar el Consorcio», que no ha aplicado aún «por respeto institucional». De hecho, añaden, sus máquinas tienen capacidad tanto para validar billetes de diez viajes como sencillos. Por eso no entiende porqué no se aplica la nueva tarjeta sin contacto para el billete sencillo de autobús, pero sí para el de Metro, lo que «perjudica a nuestros viajeros».

«Coexistirán de momento»

Alfonso Sánchez explica porqué no se incorpora ya el billete sencillo para autobuses en esta tarjeta: «Una persona puede ir por la calle y decidir coger el autobús; para entrar en el Metro tiene que pasar por las máquinas expendedoras, pero para subirse a un bus no».

La puesta en marcha de esta «Multi» supondrá, dentro de unos meses, la desaparición del metrobús. «De momento, coexistirán ambos métodos: se podrán seguir comprando metrobuses hasta el próximo 31 de octubre», señala el gerente del Consorcio. Apartir de esa fecha, ya no se venderán, aunque podrán seguir utilizándose hasta el 31 de diciembre, que será el momento en el que dejen de existir de forma definitiva.

Todos estos cambios tecnológicos han obligado a una «inversión muy importante en investigación, un trabajo muy potente», señala Sánchez, al que luego ha habido que sumar el coste de la tarjeta y el cambio del software, que en el caso de los interurbanos corre a cargo de la concesionaria.

De cara al futuro, se piensa ya en posibilidades como el uso de la tarjeta de crédito como tarjeta de transporte, o conocer el saldo desde la aplicación móvil, así como pagar o validar mediante la captura de códigos QR. Coincide en el pronóstico el gerente del Consorcio, que avanza que «en el futuro, los móviles van a ser un elemento importante para la adquisición de títulos de transporte».

De acuerdo con el informe anual del Consorcio de Transportes, se realizan anualmente 1.386 millones de viajes en transporte público en la región. De ellos, en torno al 9 por ciento utilizan el billete sencillo, sobre el 18 por  ciento el metrobús, y el resto algún tipo de tarjeta o abono.

El Consorcio Regional de Transportes ya está preparado –técnicamente– para recibir miles de peticiones por web durante los cien primeros días en los que la nueva tarjeta de transporte podrá obtenerse gratuitamente.