Les falta corazón

Los robots están en todas las áreas. La última, la música. Se llama Yumi y su impecable...

Actualizado:

Los robots están en todas las áreas. La última, la música. Se llama Yumi y su impecable dirección de una célebre aria de Verdi llegó a eclipsar al famosísimo tenor Andrea Bocelli en el Teatro Verdi de Pisa. Pero al margen de su técnica, sin duda perfecta, hay algo que Yumi nunca podrá conseguir: transmitir con su batuta la emoción de un ser humano. Y sucede lo mismo con todos esos robots que empiezan a reemplazarnos en trabajos de lo más variado desde camareros hasta cirujanos.-Redacción-