Actuación en el Centro Gallego de Buenos Aires
Actuación en el Centro Gallego de Buenos Aires - CENTRO GALLEGO BUENOS AIRES
EL CENTRO GALLEGO DE BUENOS AIRES, EN VENTA

La Xunta respetará que los socios conserven la gestión del patrimonio

Rodríguez asegura que el Gobierno está preparado para «actuar» en caso de que los bienes se vean amenazados por el traspaso

SantiagoActualizado:

«El más singular», «un lugar fundamental en la historia de este país», «un referente especial» y un espacio cuya «aportación inmensa» a la «galleguidad universal» no merece caer en el olvido. Ni ayer, ni hoy, ni desde luego mañana. Así es como parlamentarios de todos los grupos políticos coincidieron en describir el Centro Gallego de Buenos Aires, envuelto en un proceso de venta que puede desestabilizar la conservación de su inmenso patrimonio artístico y cultural. La Xunta, por si acaso, está a la espera de los movimientos que se puedan producir, pero a sabiendas de que la larga lista de documentos, cuadros, libros y archivos sonoros de la entidad están protegidos por la «garantista» legislación argentina.

«El interés del Gobierno gallego en el patrimonio de esta entidad ha sido evidente a lo largo de la historia de la autonomía», contextualizó el conselleiro del Cultura, Román Rodríguez, tras ser cuestionado en el Parlamento sobre su gestión en el proceso. El responsable autonómico recordó que la colectividad de gallegos en Buenos Aires ya expresó su voluntad de «mantener el patrimonio a su amparo», por la vía de la «gestión directa». Una decisión que, «por supuesto», la administración«va a respetar absolutamente», anunció Rodríguez. «Al revés, sería faltarle al respeto» a los socios.

Seguimiento

En su intervención, el conselleiro hizo repaso de todas y cada una de las muestras de interés que la Xunta vino mostrando por la situación del centro. Desde la reunión entre Alberto Núñez Feijóo y el presidente porteño, Mauricio Macri, hasta los contactos con la embajada de España en el país.

Y esa «preocupación» seguirá latente, al menos mientras no se asegure que las pinturas de Castelao, Laxeiro y Seoane; o las conferencias grabadas de Otero o Blanco Amor están a salvo de cualquier peligro. Así, Rodríguez alertó que el Gobierno «no está al margen de los acontecimientos», sobre todo si hay que «actuar» para salvar de la amenaza una parte, no menor, de ese «Aleph» de la galleguidad.