Desaparecida en A Pobra

El nuevo juez del caso Diana toma las riendas de la investigación

Su llegada podría dar pie a que los agentes reconstruyan la trayectoria del móvil

Diana López Pinel, madre de la joven Diana que desapareció en A Pobra
Diana López Pinel, madre de la joven Diana que desapareció en A Pobra - MUÑIZ

Casi tres meses después de que la madre de Diana Quer presentase en el cuartel la denuncia por la desaparición de su hija, el juez que se encargará de sacar adelante la instrucción del mediático caso ha tomado posesión en los juzgados de Ribeira. Con la llegada de la persona que se hará cargo de las pesquisas hasta su conclusión —por el momento ha pasado por las manos de una instructora y de una suplente— fuentes cercanas a la investigación esperan que se den nuevos pasos. Uno de los primeros podría consistir en la reconstrucción de la trayectoria que el teléfono móvil de la joven de Pozuelo trazó hasta llegar al mar. Se trataría de comprobar si fue lanzado desde el puente que conecta A Pobra y Taragoña o si, por el contrario —y tal y como defiende el mariscador que lo encontró— se tiró desde algún punto del muelle.

Las mismas fuentes confirmaron a ABC que hace días que los efectivos de la unidad tecnológica finalizaron el ensamblado del teléfono sobre una placa base virgen, por lo que el dispositivo estaría listo para su encendido. La duda estriba en las claves para acceder al teléfono, aunque parece que esta no es una traba insalvable y que los investigadores dispondría de ya de una fórmula de acceso.

De forma paralela a las pesquisas en torno al móvil de la desaparecida, la investigación mantiene abiertas dos líneas de trabajo. La primera se basa en el testimonio de dos pescadores que dicen haber visto a una chica parecida a Diana la madrugada de los hechos en el muelle de Taragoña. Su versión genera discrepancias entre la investigación, dividida a la hora de otorgar fiabilidad a su relato. Estos testigos oculares aseguran que la madrileña se bajó de un vehículo corto en el muelle y se subió a una especie de furgoneta en la que la estaría esperando un «hombre de mala pinta» cuya identidad incluso señalaron. Pese a que los datos aportados son anteriores a la localización del móvil en ese mismo enclave, hay efectivos que dudan de este relato y se inclinan por la segunda hipótesis de trabajo, que apunta a una detención forzosa en A Pobra.

Forzada a subir a un coche

En este sentido, no se descarta que la muchacha se hubiera cruzado con un vehículo en el trayecto a su casa, en el que habría sido montada a la fuerza, y cuyo destino es un enigma a estas alturas. De ahí que el filtrado de las cámaras de seguridad de las carreteras y las llamadas que se realizaron aquella madrugada en la zona estén siendo analizadas para cruzarlas con el listín de llamadas del teléfono de Diana Quer y comprobar si hay resultados que puedan arrojar nueva luz a una investigación que avanza evitando dar pasos en falso.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios