Galicia

Identifican al conductor del vehículo al que se subió Diana Quer en Taragoña

Se trata de un hombre con antecedentes que lleva más de dos semanas señalado por un testigo

Autovía que conecta A Pobra con Taragoña - MIGUEL MUÑIZ

Los investigadores a cargo del caso sobre la desaparición de la joven Diana Quer identificaron, hace más de dos semanas, al conductor del vehículo en el que la chica se montó, presuntamente, la madrugada en la que se perdió su pista. La principal línea de investigación en la que los agentes de la UCO y la Policía Judicial llevan más de un mes volcados apunta a que Diana viajó en un turismo corto (sin maletero) a Taragoña en compañía de tres hombres sobre las 3 horas de la noche de su desaparición. Una vez en esta localidad —ubicada a unos 20 kilómetros de su pueblo de veraneo— se cambió de coche. Así lo habría confirmado un testigo ocular que en un primer momento facilitó a los agentes una información sesgada, pero que ahora podría estar revelando la verdad de lo que sucedió aquella madrugada.

Sin perder de vista que se trata de una hipótesis más de trabajo, los efectivos del Instituto Armado cuentan ya con los datos del hombre que conducía ese «vehículo especial» en el que Diana se montó. Se trata de una persona con antecedentes por tráfico de drogas que pilotaba una furgoneta o una especie de monovolumen. En este sentido, algunas informaciones apuntaron hacia una autocaravana, pero las fuentes consultadas por este medio describen un vehículo menos voluminoso. Este avance en las pesquisas, que los agentes manejan con cautela y prudencia, confirmaría que Diana Quer abandonó A Pobra de forma voluntaria y que se dirigió a Taragoña, aunque este pudo no ser su último destino.

De forma paralela a los datos facilitados por este testigo, los investigadores siguen pendientes del teléfono móvil de la joven de Pozuelo, localizado hace diez días en el agua por un mariscador. Tras un laborioso proceso de secado y desalinización, el dispositivo ha podido ser reconstruido sobre una placa base virgen para su encendido. La única traba es la contraseña de acceso, por lo que la Guardia Civil se ha puesto en contacto con la madre de la chica para conocer las claves de su teléfono anterior y comprobar si Diana usaba el mismo PIN en ambos terminales. De acceder al contenido íntegro de los datos que la madrileña guardaba en su móvil en el momento en que desapareció, sería posible determinar si conocía a las personas con las que supuestamente se había citado, o no.

Nadie trató de romper el móvil

Por el momento, lo que los efectivos de la unidad mixta encargada de las pesquisas parecen tener claro que es nadie trató de romper el Iphone 6 de Diana antes de deshacerse de él, y achacan la rotura de la pantalla a la hinchazón de la batería por el contacto con el agua. También parece claro que el teléfono no fue lanzado desde el puente que conecta Taragoña con A Pobra, por el punto —a 30 metros de tierra— donde un mariscador lo encontró de manera fortuita.

Cumplidos ya los 80 días desde que a Diana Quer se la tragó la tierra, la docena de investigadores al frente del caso apuestan por afianzar cada uno de los pasos que los dirige hasta el paradero de la chica. La complejidad de cada averiguación que han realizado en los últimos dos meses y el papel determinante de los análisis tecnológicos explica el hermetismo con el que los efectivos encaran una investigación que mantiene el foco puesto sobre la comarca de O Barbanza.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios