Crisis en el socialismo gallego Sánchez asiste a la fiesta de un PSdeG roto

Caballero y Silva se quedan en Vigo y evitan la fotografía con Leiceaga. Los expresidentes Laxe y Touriño dan plantón al líder del PSOE y al candidato

Leiceaga junto a Pedro Sánchez, ayer en la fiesta de los socialistas gallegos en Oroso
Leiceaga junto a Pedro Sánchez, ayer en la fiesta de los socialistas gallegos en Oroso - EFE
MARCOS SUEIRO - @abcengalicia Oroso (La Coruña) - Actualizado: Guardado en: Galicia

Se cumplió el guión previsto en la décima fiesta de los socialistas gallegos y las ausencias marcaron la celebración de un acto pensado para poner a rodar la maquinaria de cara a las autonómicas. Ni la presencia de Pedro Sánchez en Oroso (La Coruña) sirvió de efecto llamada para una cita a la que solo acudieron los nuevos líderes locales del PSdeG, encabezados por el presidente de la Diputación de La Coruña, Valentín González, o la emergente Noela Blanco, junto a los empleados del partido. Ni rastro del alcalde de Vigo, Abel Caballero, de la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, del secretario provincial orensano, Raúl Fernández, su número dos, María Quintas o la teniente alcalde de Ferrol, Beatriz Sestayo. Cada uno expuso sus respectivas razones. La agrupación de Pontevedra se concentró en el apoyo al hospital de Vigo, pero el alcalde evitó fotografiarse con Leiceaga pese a que se pasó por la ciudad olívica a primera hora de la mañana. A su llegada, «Xocas» tuvo que conformarse con Gonzalo Caballero. Pero la descripción más gráfica de lo que ocurrió en Oroso fue la de un militante anónimo que manifesó: «El partido está roto».

El líder del PSOE aseguró que es posible darle la vuelta a las encuestas y sorprenderse

Pese a todo, el paisaje político de la división está asumido por la militancia y la oficialidad «no echó de menos a nadie». La llegada de Pedro Sánchez supuso un revulsivo. La música del PSOE levantó a los militantes creando una pequeña confusión entre el candidato a la Xunta y el secretario general del PSOE, pues ambos se sentían aludidos por los gritos de ¡presidente, presidente! Y una vez en el estrado, comenzó el acto que abrió el alcalde de Oroso. Sánchez sirvió de telonero para buscar su hueco en los informativos, mientras Leiceaga aprovechó su momento para reivindicar «un proyecto galleguista para el PSdeG».

Pedro Sánchez, se hace un selfie con los simpatizantes en el acto gallego
Pedro Sánchez, se hace un selfie con los simpatizantes en el acto gallego- EFE

«Fuimos concejales»

Minutos antes, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, hizo ademán de que conocía a Leiceaga e incluso destacó una coincidencia entre ambos:«Fuimos concejales». En todo caso, Sánchez no escatimó entusiasmo en su apoyo a Leiceaga. Según dijo, el Partido Socialista es la organización que «garantiza» el «cambio» que «Galicia necesita» y ofreció su «trabajo, compromiso» y «todo el esfuerzo de la Ejecutiva Federal» para hacer presidente a Xoaquín Fernández Leiceaga. Además, el líder de los socialistas destacó que en«poco más de dos años» que lleva al frente del PSOE tuvo ocasión de hablar con los ganaderos gallegos que «necesitan una Xunta que defienda sus intereses y derechos». «Y por experiencia te digo que ni caso a las encuestas, a hablar con la gente, a convencerlos, porque si haces el camino que emprendiste de un tiempo a esta parte, desde que fuiste elegido candidato por las bases, estoy convencido de que el 25 de septiembre Feijóo será pasado y el futuro se cumplirá», manifestó.

A continuación y bajo la atenta mirada de Abel Losada, candidato número uno por Pontevedra, comenzó a desarrollar su proyecto sin mención alguna a la crisis de fondo que atraviesa el PSdeG. Leiceaga incluso se armó de carácter y prometió dar un «puñetazo en la mesa» para defender a los sectores productivos del país. Citó a Ceferino Díaz, referente del galleguismo del PSdeG, en un guiño a la corriente En Positivo, y se reconoció parte de la España plural. También aludió a los expresidentes de la Xunta González Laxe y Touriño, cuyo apoyo expreso busca insistentemente, pero que también dieron plantón al candidato.

Tanto Sánchez como Leiceaga centraron sus ataques en el PP y en Núñez Feijóo

Y entre lo previsto también estaban las críticas al titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo al que acusó de estar «instalado en la autocomplacencia» y de ser «el presidente de una Galicia menguante». «Y ya no valen los recursos de última hora, no puede insultar a los gallegos con promesas electorales, porque no nos vamos a dejar comprar por mucho que utilice el DOG estas últimas semanas para contentar a unos y a otros», apuntó. «No queremos promesas de última hora, como cobertura para ocultar ocho años de inacción, de parálisis, de recortes, de más deuda», añadió.

«El cambio»

Y es que, según advirtió el candidato socialista, el próximo 25-S Galicia «se juega seguir con un gobierno experto en recortes o apostar por uno que cuide a los gallegos». «Para recuperar Galicia tenemos que decirle a los gallegos que nuestro proyecto incluye sus intereses, que tenemos un proyecto inclusivo en el que nadie se va a quedar atrás, que sabemos cómo recuperar el país». Tras ello, aseguró que las posibilidades de cambio en la próxima cita con las urnas «son reales». «Depende en lo fundamental de nosotros, tenemos la responsabilidad histórica, nosotros, los socialistas, de salir a defender Galicia y volver a escribir una página de progreso. El futuro va a depender de nosotros, de lo que hagamos estos 21 días», sentenció.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios