Juan Zumalde - VERLAS VENIR

Impuesto rosa

«Una sociedad que quiere ser igualitaria debe empezar por intentar parecerlo»

Juan Zumalde
Actualizado:

Las mujeres son indestructibles. Por mucho que nuestra sociedad se empeña en destruirlas, ahí siguen, fuertes, empoderadas (que moderno), pujantes y reivindicativas. Si con todas las trabas que esta sociedad les ha puesto no se han extinguido es que, efectivamente, son indestructibles.

No les voy a hablar de sentencias asociales (completamente contrarias al sentir de la sociedad) ni de cosas muy graves. Les voy a hablar de esa fina lluvia que poco a poco va calando y que deja a las mujeres en una situación de inferioridad ante el hombre.

Por ejemplo, el albergue que en Valencia cobra más a las mujeres que piden habitaciones solo para mujeres que a los hombres que hacen lo propio (pedir habitaciones solo para hombres, que nadie se pase de listo).

Por lo visto hay alguna cuestión vinculada con la demanda que hace que eso sea así. Pero si la ley de la oferta y la demanda tenemos que admitir que muchas veces es perversa, en este caso es absolutamente perversa.

Imagen de archivo de un congreso internacional de mujeres celebrado en Valencia
Imagen de archivo de un congreso internacional de mujeres celebrado en Valencia - ROBER SOLSONA

Es alucinante los años que venimos soportando que determinados productos que se venden para hombres y mujeres (cuchillas de afeitar/rasurar) siendo exactamente el mismo producto con las mismas prestaciones, sean más caras si están destinadas al público femenino que si lo están al masculino. Y quien quiera ampararse en la ley de la oferta y la demanda que explique porque es más cara la cosmética para mujer que para hombre. Cuchillas consumirán menos las mujeres, pero cosmética, mucho más.

Es lo que hemos venido llamando no sé si de forma muy acertada el impuesto rosa. Un impuesto invisible que grava el hecho de ser mujer. Una sociedad que quiere ser igualitaria debe empezar por intentar parecerlo. Cuando consiga aparentar esa igualdad y todo el mundo la vea igualitaria, realmente será cuando consiga su objetivo. Los lineales del supermercado y el albergue de marras deberían tomar nota.

Juan ZumaldeJuan Zumalde