Imagen de archivo de un perro en un parque público y su dueño con la bolsa recoge-heces
Imagen de archivo de un perro en un parque público y su dueño con la bolsa recoge-heces - ROLDÁN SERRANO
Valencia

Agentes de paisano para multar hasta con 18.000 euros a los dueños de perros que no recojan las heces

La localidad valenciana de Burjassot lanza una campaña de control de animales

VALENCIAActualizado:

La Policía Local de Burjassot (Valencia), dirigida por el Concejal Manuel Pérez Menero, ha iniciado esta semana una nueva campaña de control de animales que, en esta ocasión y atendiendo a las peticiones de las vecinas y los vecinos del municipio, va a estar enfocada, principalmente, en el problema de las heces caninas.

Agentes de paisano van a vigilar las zonas en las que se ha detectado el aumento desconsiderado de heces en las calles, denunciando a los propietarios que no recojan las deposiciones de sus canes. En dichas denuncias se aplicarán las sanciones recogidas tanto en la Ordenanza de Convivencia Ciudadana como en la Ordenanza de Tenencia de Animales que van de los 30 a los 18.000 euros.

En el caso de la Ordenanza de Convivencia Ciudadana, el Título IV, en su artículo 30 recoge que “las personas que acompañen a sus animales están obligadas a recoger los excrementos que depositen en cualquier lugar de las vías o lugares públicos y, de manera especial en zonas de estancia o paso. Cuando los excrementos de los animales queden depositados en las aceras, paseos, jardines y, en general, en cualquier lugar destinado al tránsito de peatones, deberán ser recogidos por los propietarios, o personas que los conduzcan y depositados en un contenedor de basura, encerrados en una bolsa de plástico. Sería conveniente que los dueños de los animales aplicarán sobre la vía pública agua pulverizada para diluir el orín de los animales evitando así malos olores y la degradación de los espacios y equipamientos públicos”.

Por su parte, la Ordenanza Municipal de Tenencia de Animales recoge, en su Capítulo VII, en su artículo 32, que “como medida higiénica ineludible, las personas que conduzcan perros u otra clase de animales por la vía pública, están obligadas a impedir que aquellos hagan sus deposiciones en cualquiera de las partes de la vía pública destinadas al paso, estancia o juegos de los ciudadanos”. Asimismo, “por motivo de salubridad pública queda categóricamente prohibido que los animales realicen sus deyecciones o deposiciones sobre las aceras, parterres, zonas verdes, zonas terrosas y los restantes elementos de la vía pública destinados al paso, estancia o juegos de los ciudadanos”.

Desde Policía Local han señalado que también se va a comprobar que los canes dispongan de chip y de licencia, si fiera el caso, y que vayan atados con correa.