Junqueras (izquierda) y Mas-Colell (derecha), en el traspaso de la cartera de Economía de la Generalitat, en 2016
Junqueras (izquierda) y Mas-Colell (derecha), en el traspaso de la cartera de Economía de la Generalitat, en 2016 - INÉS BAUCELLS

La Generalitat tiene que devolver durante el próximo año y medio casi 9.500 millones de euros del FLA

El Gobierno prestó a bajo interés un dinero a las comunidades autónomas para afrontar la crisis y pagar los servicios básicos

BARCELONAActualizado:

La Generalitat de Cataluña deberá devolver entre este año y el que viene un total de 9.447 millones de euros por los préstamos que ha ido solicitando al Gobierno desde 2012, cuando inició su adhesión al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y a otros mecanismos extraordinarios de provisión de liquidez a las comunidades autónomas.

Según datos de la Consejería de Economía, que dirige Oriol Junqueras, este es el importe total de las amortizaciones de estos préstamos -buena parte de los cuales ligados al FLA- correspondiente a 2017 y 2018. En concreto, la Generalitat deberá retornar 3.992,9 millones en 2017 y 5.454 millones el año que viene.

Con la prima de riesgo disparada, las comunidades autonómicas vieron cerrado su acceso a los mercados, desde 2012, y el entonces consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, reclamó con insistencia la creación de unos «hispabonos», una especie de emisiones conjuntas de deuda del Estado y las comunidades autónomas con la garantía del Tesoro Público.

Finalmente, el Gobierno optó por crear el FLA, un mecanismo de provisión de liquidez a las comunidades autónomas gestionado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y que consistía, en la práctica, en que el Gobierno se endeudaba en lugar de las comunidades autónomas y luego les prestaba ese dinero.

Así pues, las comunidades adheridas al FLA firmaron ejercicio tras ejercicio préstamos a diez años con el Gobierno para cubrir el déficit generado durante los años de la crisis y para poder atender así los servicios sociales básicos. Esos préstamos se concedieron con los dos primeros años de carencia, pero pasado ese período las comunidades autónomas tenían que empezar a amortizar capital.

Reducir los niveles de déficit

La recuperación económica ha hecho aumentar la recaudación fiscal en los últimos años y las comunidades han podido reducir paulatinamente sus niveles de déficit, pero por el momento siguen dependiendo del FLA, aunque la Generalitat ya ha empezado a tantear el terreno para volver a emitir deuda.

Todos estos factores han hecho, en la práctica, que parte del dinero que se reclama al FLA -la Generalitat pidió este año 7.345 millones- esté ya usándose para retornar los recursos solicitados en años anteriores a través de este mismo mecanismo.

En 2017, por ejemplo, las amortizaciones del FLA ascienden a 3.992,9 millones de euros, de los cuales 833,1 millones corresponden al FLA de 2012; un total de 1.351,8 millones al FLA de 2013; 989,1 millones al de 2014 y 818,9 millones a los mecanismos de pago a proveedores.

En cuanto a 2018, la factura del FLA se elevará hasta los 5.454 millones de euros, de los cuales 833,1 millones corresponden a la amortización del FLA de 2012; 1.351,8 millones al FLA de 2013; 989,1 millones al FLA de 2014; 1.411,5 millones al de 2015; 49,6 millones al llamado FLA social y otros 818,9 millones a los mecanismos de pago a proveedores, informa Efe.

Además de amortizar capital, la Generalitat ha pagado en intereses asociados al FLA un total de 1.950,7 millones de euros entre 2012 y 2016, y estima que abonará unos 384 millones este año.

Con este escenario, tanto el Gobierno como las comunidades autónomas han empezado a abrir el debate acerca del futuro del FLA como mecanismo de provisión de liquidez a las comunidades y sobre la deuda asociada a él, puesto que, en el caso de la Generalitat, un 66% de su deuda, que se sitúa ya en los 75.098 millones, ya está en manos del Gobierno.