Miquel Porta Perales - El osasis catalán

Sorpresa

El secesionismo catalán muestra sorpresa cuando la intelectualidad española no da apoyo o comprensión al «procés»

Miquel Porta Perales
Actualizado:

Que el secesionismo catalán vive en su ínsula barataria se constata por la sorpresa que manifiesta ante la falta de respuesta, o respuesta negativa, de quienes no comparten la ficción independentista. Así, el secesionismo catalán muestra sorpresa cuando la intelectualidad española no da apoyo o comprensión al «procés», o cuando el derecho de autodeterminación no incluye a Cataluña como sujeto del mismo, o cuando empresarios, inversores y ahorradores deciden residenciar negocios y recursos en lugares más apacibles, o cuando la Justicia toma la palabra para hacer cumplir la ley, o cuando el mundo que les debía mirar no lo hace o lo hace de reojo y tentándose la ropa. Por supuesto, la culpa es de los demás. Y, en primer lugar, de la España demofóbica y sus acólitos cuyo objetivo -aseguran- no sería otro que el de laminar y aplastar Cataluña. El secesionismo catalán, inocente por definición, formaría parte de los Santos Inocentes de la política.

La reciente ceremonia de los Goya es la penúltima manifestación de la sorpresa secesionista ante la incomprensión del mundo. ¿De qué se han sorprendido? Fácil de adivinar: ninguna alusión al «proceso», ninguna referencia a los «presos políticos» y ningún lazo amarillo en la sala. ¿Y por qué iban a hacerlo? ¿Por qué iban a dar apoyo a un movimiento antidemocrático? ¿Por qué iban a confundir el político preso con el «preso político»? ¿Por qué iban a lucir el símbolo de la deslealtad y la ilegalidad? Por lo demás, el secesionismo no entiende que el cine en España se mueve por intereses económicos e ideológicos. Por eso, se manifestaron contra el IVA y la Guerra de Iraq. El secesionismo -anestesiado por los premios Gaudí- desconoce el mundo en que vive.

La sorpresa secesionista ante la incomprensión, permite sacar una conclusión: en Cataluña hay gente que cree que las etiqueta «nacionalista», «independentista» o «secesionista» lo perdona todo. Y te convierte en un héroe. Título de la película: «El héroe en su ínsula barataria». La platea aplaude.

Miquel Porta PeralesMiquel Porta Perales