Sheela, junto a un retrato del gurú indio Bhagwan Shree Rajneesh
Sheela, junto a un retrato del gurú indio Bhagwan Shree Rajneesh - ABC

Sectas, glam rock e historias de vida en el Primera Persona

El festival barcelonés contará con la presencia de Sheela, polémica secretaria de la secta de los Rajneeshes y protagonista de la serie documental «Wild Wild Country»

BARCELONAActualizado:

Con seis ediciones a sus espaldas y un larguísimo historial de confesiones disparatadas, testimonios pasados de rosca y confidencias desde la más estricta intimidad, el Primera Persona ya ha dejado de ser una anomalía en la cartelera barcelonesa para convertirse en la gran cita anual con el yo. Un vivero de relatos vivenciales que, a fuerza de huir de las vidas ejemplares y los modelos de conducta, ha acabado por convertirse en un género en sí mismo y en un formato intransferible que volverá a poner a prueba este fin de semana en el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) las infinitas conjugaciones de la primera persona del singular.

A eso se dedicarán, por ejemplo, la escritora Virginie Despentes, las cineastas Elena Martín y Carla Simón, el novelista y poeta Ishmael Reed, el dibujante Tom Gauld, la cantante Christina Rosenvinge, o la pintora y cineasta Gee Vaucher, antigua integrante de la banda de anarcopunk Crass. Nombres todos ellos capaces de trascender géneros y compartimentos estancos para compartir con el público parte de la mochila vivencial con la que cargan. Ese es, de hecho, uno de los pocos requisitos del festival. Una historia. Una buena historia que explicar.

Es ahí precisamente donde entra en juego uno de los nombres que más cejas han arqueado y más mandíbulas han desencajado. Se trata, claro, de Sheela, también conocida como Ma Anad Shïla o, si le preguntan a los habitantes de Antelope, minúsculo pueblecito del estado de Oregón, la inquitante líder de la secta que a punto estuvo de borrarles del mapa en los años 80. Su presencia en Barcelona, alentada por el éxito de la serie documental de Netflix «Wild Wild Country», ha llevado a algunos a plantearse la conveniencia de dar voz a quien, como Sheela, pasó dos años y medio en prisión acusada de intento de asesinato, envenenamientos con salmonela y fraudes a inmigración. «Cuando trajimos a Dani El Rojo, que había atracado 150 bancos, nadie nos preguntó nada parecido», señala Kiko Amat, organizador junto a Miqui Otero del Primera Persona.

La serie, para quien aún no la haya visto, documenta la inverosímil historia de la secta del gurú indio Bhagwan Shree Rajneesh (Osho) y su salida de la India para intentar construir en medio de Oregón una gigantesca colonia en la que dar rienda suelta a un ideología que mezclaba sin tapujos amor libre, espiritualidad oriental y capitalismo sin freno. Una historia marcada por los continuos enfrentamientos con los habitantes del pueblo de Antelope y de la que Sheela, secretaria personal de Osho y jefa de operaciones de la comuna, salió trasquilada entre amenazas, acusaciones de ataques bioterroristas y otras cosas aún peores que el documental ni siquiera menciona. Tras pasar por la cárcel y gestionar en Suiza dos residencias para personas mayores, ahora cogerá el micrófono en Barcelona para seguir ahondando en su propia versión de la historia. «El festival replica lo que hizo la serie, pero buscando los ángulos muertos y las preguntas sin responder. No se trata de hacerle un monumento, sino una entrevista», defiende Otero.

El caso es que, con Sheela ocupando la plaza que había quedado vacante tras la baja de la escritora y activista Roxane Gay, el Primera Persona echa a rodar este viernes para hacer especial hincapié de dar voz a propuestas minoritarias y fijarse en cómo autores y artistas han sobrellevado traumas y obsesiones. Es el caso, por ejemplo, de la escritora Vivian Gornick, quien aprovechará las traducciones al castellano y catalán de «Apegos feroces» para ahondar en la turbulenta relación con su madre. El dibujante e ilustrador escocés Tom Gould, por su parte, llevará a escena esa bibliofilia rampante que inunda todo lo que toca, mientras que el periodista y crítico musical Simon Reynolds compartirá su amor por el glam-rock, flechazo del que ya dejó constancia en el monumental ensayo «Como un golpe de rayo».

La crónica negra también tendrá su espacio con la presencia de la mano de los periodistas Carles Porta y Joan Oleaque y el productor Ramón Campos, que prepara una serie documental sobre el crimen de Alcasser, mientras que las cineastas Elena Martín y Carla Martín conversarán sobre lo que supone pasar del underground a las alfombras rojas de casi todos los festivales.