CRISIS EN EL PSOE

Tudanca se agarra a los militantes e ignora las diferencias con sus barones

Asegura que siente el «respaldo» de las bases y pide a los dirigentes provinciales que ellos expliquen su postura

Tudanca, durante su comparecencia de este domingo
Tudanca, durante su comparecencia de este domingo - F. BLANCO
ISABEL JIMENO Valadolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

A los militantes que hace dos años le eligieron, por «primera vez» como nuevo secretario regional del PSOE, y a la Ejecutiva que confeccionó en ese Congreso en el que fue aupado a la cúspide del partido. Es a lo que se agarra Luis Tudanca para asegurar que se siente «respaldado» dentro de una formación que va a necesitar más que cirugía intensiva para curar las heridas por las que supura. Así lo aseguró ayer el dirigente autonómico de la formación de la rosa, quien defendió que «los socialistas de esta tierra me están demostrando» ese respaldo.

Y con eso se queda. A un lado deja las diferencias evidenciadas una vez más en el seno del Partido Socialista de Castilla y León, donde la mayoría de los barones provinciales no acompañan la postura de su dirigente regional. Esta vez las diferencias se mostraron en el esperpento de Comité Federal celebrado el sábado en Madrid y que acabó con la dimisión del que hasta entonces era su líder, Pedro Sánchez, y el partido en manos de una gestora. Y es que pese a la insistencia de la número dos de Tudanca, Ana Sánchez, antes del cónclave de que el dirigente del PSCL acudía con una «voz» única y respaldada por el partido, lo cierto es que en Ferraz se demostró que las sensibilidades son diversas y esa unidad no es tal. Es más, de la veintena de representantes de la Comunidad en esa cita, son mayoría (once) los que no se posicionaron del lado de Tudanca, fiel a las tesis de Pedro Sánchez, y partidario de un congreso exprés que no prosperó.

Sólo otros siete, incluida Ana Sánchez, se coaligaron del lado del burgalés. En el bando de enfrente, una decena que dijeron «no» a esa cita, incluidos los barones provinciales de León (Celestino Rodríguez), Palencia (Miriam Andrés), Segovia (Juan Luis Gordo) y Soria (Carlos Martínez), que ya se lo habían advertido el viernes a Sánchez. Y hasta Zamora (Antonio Plaza), la tierra de la secretaria regional de Organización. Desde Salamanca, los representantes de formación que dirige Fernando Pablos también alzaron la mano por el «no». Y otra negativa, la ya anunciada de la presidente de la Ejecutiva regional, la vallisoletana Soraya Rodríguez.

«Con la cabeza alta»

Aseguró «no» sentirse «en absoluto» traicionado por esas diferencias que achacó a un «voto libre», pero sí lanzó un mensaje a quienes se postularon de manera diferente: «Deberán explicarlo».

Pese a esas diferencias con sus dirigentes en las provincias y de quien se sienta a su derecha en las reuniones, Tudanca defendió su postura e incidió ayer en que su «deber era responder al mandato» de la Ejecutiva. En ella recibió el apoyo a su triple planteamiento de ir a un congreso por la vía rápida, «no» a Mariano Rajoy y «sí» a Pedro Sánchez. Pero también es cierto que sólo votaron 20 -los únicos presentes- de los 34 que la conforman y únicamente 18 (justo la mitad más uno del total) dieron su sí a lo planteado -las otras dos fueron abstenciones-.

«Me siento respaldado por los militantes de esta tierra y estoy convencido de que ninguno me va a reprochar lo que dije e hice»

«Los militantes con los que he hablado es lo que me han trasladado», incidió el secretario general del PSCL, defendiendo el respaldo que dice sentir. «Me siento respaldado por los militantes de esta tierra y estoy convencido de que ninguno me va a reprochar lo que dije e hice», insistió Luis Tudanca, quien aseguró que «podré explicar con la cabeza alta y la conciencia tranquila» la postura que mostró en Ferraz, apoyando la tesis del dimisionario Pedro Sánchez de convocar un congreso exprés que no salió adelante. Subrayó que su postura «no era una posición personal» y que por ello volvió con «orgullo, la cabeza alta y la conciencia tranquila». «He cumplido con mi deber» y «defendido lo que quería, lo que acordamos y creíamos mejor», recalcó

«He cumplido con mi deber», recalcó Tudanca, quien aseguró que continuará en el cargo «hasta que los militantes del partido quieran». Eso sí, «nunca voy a abandonar» el PSOE, subrayó, en el que se siente «profundamente orgulloso» de militar. «No voy a renunciar a mis principios y compromiso», aseguró después de hacer una llamada para que quienes quieren romper su carné no lo hagan. Al igual que desde su cuenta en Twitter, lanzó un mensaje de «tranquilidad» implorando a las «decenas» afiliados que están mostrando su deseo de «abandonar» el partido que no lo hagan. «Quiero pedir tranquilidad» y «que se queden», ya que, dijo, es el «momento de no resignarse y quedarse», pese a que, como reconoció, este sábado «no hemos estado a la altura». «Perdió el PSOE», lamentó el líder socialista.

«Mucho más débiles»

Tudanca llamó a la unidad para, después de escribir este sábado en un «lamentable espectáculo» en un «día para no olvidar» y «que no vuelva a pasar nunca», como él mismo lo definió, las «páginas más tristes» de la historia de los socialistas españoles, «escribir las páginas más brillantes». «Y lo que tenemos que hacer juntos. No hay otra manera para recuperar lo que el PSOE fue y hemos perdido», apuntó. «Las heridas son muy profundas», asumió, ya que «es la mayor brecha» vivida en los últimos decenios. «Necesitaremos tiempo, pero lo vamos a hacer», dijo convencido de que lograrán salir a flote «con la fuerza de los militantes». «Por eso -apostilló- pido que se queden».

«Hemos perdido todos. Hoy estamos mucho más débiles y con muchas más dificultades para ser lo que somos», asumió Tudanca.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios