José Gabriel Antuñano - El callejón del gato

Primer aviso

«La manifestación del sábado contra la política sanitaria (...) es un primer e importante toque de cara a las elecciones de 2019»

José Gabriel Antuñano
Actualizado:

La manifestación del sábado contra la política sanitaria e incumplimientos de la Consejería de Sanidad es un primer e importante toque de cara a las elecciones de 2019 y es para «hacérselo mirar» en un consejero que se escucha, pero no escucha. Aquí arrancan las dificultades de comunicación de Sáez. Además, tiene un grave problema de credibilidad, cuando ante la avasalladora batería estadística de buenos datos, es contestado por miles de pacientes, que sienten más las carencias que los aciertos, y por el personal sanitario que pone lo mejor de sí, a pesar de una política de salud que no comparten, pese a las dudosas adhesiones (Igea dixit). Sin embargo, Sáez no pisa la calle y desconoce la autocrítica. Ni dialoga, ni hace política, pero este no es un problema solo suyo, sino del actual equipo de gobierno, que o se encuentra en paradero desconocido, o se limita al postureo gráfico para glosar lo obvio. Hace meses que han perdido el pulso, la calle y actúan con declaraciones autocomplacientes o, lo que es peor, para hacer méritos personales de cara al futuro.

El temor a la bicefalia se ha traducido en una falta de liderazgo político y mal hace Mañueco con mantener un perfil bajo, no incomodar y conformarse con engrasar la maquinaria, sin la ambición de un discurso político que haga atractiva su futura candidatura. Los problemas de Sanidad, que a no mucho tardar saltarán a otras consejerías, consisten en haber prometido mucho en una región tan grande y con la sangría de la despoblación sin atajar. Las peticiones de la marea blanca son inasumibles, pero se les ha dado alas desde la Consejería y ahora, cuando hay vacío, rutina e inacción en el gobierno, pasan factura. La oposición ha encontrado en la calle lo que no transmiten en Cortes.

JOSÉ GABRIEL ANTUÑANOJOSÉ GABRIEL ANTUÑANO