Luis Jaramillo - PUNTO DE VISTA

Líos internos en el PSCL Luis Jaramillo

«La tensión interna en el PSOE de Castilla y León se ha puesto de manifiesto con la cena fantasma que según algunos protagonizó Susana Díaz en Zamora...»

L.JARAMILLO - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

La tensión interna en el PSOE de Castilla y León se ha puesto de manifiesto con la cena fantasma que según algunos protagonizó Susana Díaz en Zamora el pasado fin de semana. O los citados como presentes se conjuraron para negar los hechos y no soltar prenda o la cena fue una invención para tensionar más la oposición de los críticos, tanto a Luis Tudanca como a Pedro Sánchez. Aprovechando que Díaz pasaba por Zamora, nada como crear un concialábulo en el que mover la silla a Sánchez, una corriente cada vez más extendida y que demuestra el profundo grado de división interna de los socialistas.

Tudanca ha unido su destino al de Sánchez y se ha convertido en uno de los máximos abanderados al «no» a Mariano Rajoy. Esta postura no sólo divide al partido nacional, también al de Castilla y León, que lleva ya meses mostrando síntomas evidentes de una fractura que aventura muy mal pronóstico electoral.

Sea por falta de liderazgo, por falta de diálogo interno o por toma de decisiones unilaterales, la última la del informe para la resolución del expediente a los socialistas que apoyaron a Folgueral en Ponferrada, el PSCL hace aguas y aparece como una fuerza débil que suscita el desánimo de la militancia y la desafección del electorado. Tiene la «fortuna» de que tanto Podemos como IU están sumidos en diferencias internas que hacen que la izquierda en su conjunto no viva su mejor momento político. Así las cosas, el PP está instalado en su cómoda mitad de la Cámara sin que en el horizonte vea partido alguno con posibilidades de plantear una alternativa seria. Tal situación puede ser cómoda para el PP, pero desde luego nada positiva para el conjunto de los intereses de la Comunidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios