De Santaigo-Juárez, en la reunión sobre diálogo civil
De Santaigo-Juárez, en la reunión sobre diálogo civil - F. HERAS
Política

La Junta busca «estrechar el campo de la política y abrir el de la sociedad»

La ley de Diálogo Civil permitirá a los colectivos proponer proyectos a la administración

ValladolidActualizado:

«Ampliar el campo de la sociedad civil y estrechar el de la política». Éste es el objetivo de la futura ley de Diálogo Civil y Sociedad Participativa, cuyo anteproyecto presentó ayer el vicepresidente de la Junta de Castilla y León y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, a diferentes colectivos sociales de la Comunidad, ya que les «afecta directamente».

El texto, que no está cerrado y al que los colectivos ya pueden hacer sus aportaciones y se colgará en Gobierno Abierto para recibir las de cualquier ciudadano, busca «dar un paso más» en la normativa, de modo que los colectivos civiles organizados puedan «participar activamente» junto al Gobierno autonómico en el diseño, elaboración, seguimiento y evaluación de planes, estrategias o proyectos. «E, incluso, que la sociedad civil nos pueda sugerir, plantear» la puesta en marcha de ellos, destacó De Santiago-Juárez, pues se pretende que puedan participar «desde el principio o antes» en la elaboración de esas actuaciones, pues también contempla la posibilidad de que presenten propuestas normativas que «no» sean leyes, pero sí con rango de decreto, precisó.

Una forma de emular la ya existente posibilidad de la Iniciativa Legislativa Popular, que permite a los ciudadanos elevar propuestas legales ante las Cortes siempre que cuenten con el aval de un número de firmas (0,75% del censo electoral), pero en este caso dirigidas al Gobierno regional.

«Dar voz»

«Lo importante es que participéis», incidió el vicepresidente en la presentación del texto a los 60 representantes de colectivos reunidos. «Es el paso definitivo para mejorar e implicar a la sociedad civil en las políticas», recalcó De Santiago-Juárez sobre una iniciativa pionera.

Con la ley en marcha se siguen las «recomendaciones» a nivel europeo en este sentido, precisó el vicepresidente. Además, incidió en que «para nada» esta nueva figura ocupará el espacio del Diálogo Social, pues «está perfectamente delimitado». De hecho, busca la participación, «dar voz», no la negociación que sí contempla la mesa a tres entre Junta, patronal y sindicatos. Tampoco se pretende que «sea una versión bis» de la democracia representativa, dejaron claro desde la Consejería de Presidencia en la presentación de un texto que busca un «diálogo abierto, constructivo, estructurado y regular» con las organizaciones.

Al abrirse a colectivos de toda índole, «no» se prevé un órgano máximo del Diálogo Social. Contará con una plataforma digital también para hacer aportaciones y sus principios rectores serán el «pluralismo, interés general, buena fe, proporcionalidad, flexibilidad, eficacia y transparencia».