Crisis de Gobierno en el PP

Herrera: «No voy a permitir que masacren a Rosa Valdeón»

El presidente de la Junta critica a los «adocenados» de su partido que no valoran la lealtad, disciplina e independencia de la zamorana

Milagros Marcos, compañera y amiga de Valdeón, se despide de ella este lunes
Milagros Marcos, compañera y amiga de Valdeón, se despide de ella este lunes - EFE
M.ANTOLÍN Valladolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

No se atropella a Rosa Valdeón. No lo voy a permitir». El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, se mostró este lunes muy molesto con los ataques que está recibiendo desde su propio partido (PP de Zamora) y desde otras organizaciones la que hasta hace pocos días era su número dos en el Ejecutivo autonómico, Rosa Valdeón, tras la renuncia de ésta a todos sus cargos -vicepresidenta, portavoz y consejera de Empleo del Gobierno autonómico- después de un incidente de tráfico al golpear con su vehículo a un camión y triplicar la tasa de alcoholemia permitida el pasado viernes.

Durante la toma de posesión de las personas que asumen los cargos que dejó Valdeón, el presidente del Gobierno regional realizó su primera intervención tras lo sucedido e hizo una defensa firme y contundente de Rosa Valdeón, presente en el acto y visiblemente emocionada. «Me niego a que la masacren», insistió Herrera, que remarcó la «coherencia» y «dignidad» de la exvicepresidenta. En ese sentido y ante todos los consejeros de su Gobierno, destacó que en menos de 24 horas, Rosa Valdeón, que también dejó su cargo en la Ejecutiva nacional del PP, reconoció su «grave» equivocación, dio explicaciones y asumió su responsabilidad política y la «carga de su error», algo que «algunos» no han querido valorar.

En su opinión, ella ha tomado algunas decisiones pensando en su códigó ético, en la Junta y el partido, por lo que no se le puede pedir un «mayor compromiso». Valdeón mantiene por ahora su escaño como procuradora del PP por Zamora en las Cortes y el propio Herrera le ha pedido que no se precipite y no tome más decisiones de forma inmediata hasta que no conozca lo que recoge el atestado de la Guardia Civil, ya que este lunes lo desconocían tanto la exvicepresidenta como el juez y eso la coloca en una situación de «indefensión». Son «injustas» e incluso «malintencionadas» las «presiones» para que Rosa Valdeón haga en este momento «una especie de harakiri total de su tiempo en política», expresó. Y es que el PP de Zamora, por boca de su coordinadora, Mayte Martín, fue el primero en exigir que renunciara a su escaño en las Cortes y a reglón seguido lo pidió la oposición.

Advirtió a los que se han empeñado en que «es el momento de intensificar su trabajo de caza y captura» y de «demolición» de Rosa Valdeón que desistan porque al final prevalecen «quienes son grandes, pese a la baja estatura a quienes no le llegan ni a la altura del zapato».

División interna sobre el cargo de procuradora

También lanzó críticas a su propia organización. Juan Vicente Herrera cargó contra los «adocenados» de su partido que «no han entendido jamás» los valores de lealtad, discplina, independencia y dignidad de Rosa Valdeón. «Ahora que se reescribe la historia y que algún ignorante contemporáneo pretende escribirla a su manera, he de recordar que fui un poco canelo cuando en 2003 el PP de Zamora me pide, me argumenta y me anima» a nombrar a Valdeón como candidata a la Alcaldía de Zamora en sustitución de Antonio Vázquez, indicó el también presidente de los populares de Castilla y León. «Lo digo porque estos días incluso he leído que me equivoqué cuando impuse a Rosa Valdeón y es importante que los zamoranos y los militantes del PP de Zamora sepan que aquella fue una reclamación que hizo el partido en Zamora», indicó. Más tarde aseguró que esos calificativos no tenían ningún destinatario concreto.

Sí reconoció haber hablado en los tres últimos días con el vicesecretario de Organización del PP y presidente de los populares en Zamora, Fernando Martínez-Maillo, para «reconducir» la situación, aunque no lo ha hecho con la presidenta de la Diputación zamorana y coordinadora del partido en esa provincia.

«Tenemos un código ético que ella ha firmado y acuerdos en materia de regeneración donde figuran las causas y circunstancias para que un alto cargo abandone esa responsabilidad. De lo que hablan todos esos instrumentos es de delitos de corrupción o contra la administración pública», recordó Herrera.

La intención del jefe del Ejecutivo regional es tener a la exvicepresidenta «muy cerca» de su equipo por su condición de funcionaria porque necesita su «sentido ético y social» y consideró que su futuro político dependerá de lo que a ella le apetezca.

El apellido Valdeón irá «asociado» a dignidad y coherencia en política en Castilla y León, defendió antes de agradecer a Rosa Valdeón su trabajo en los últimos años y de pedir tiempo y confianza para la política zamorana.

Sobre la posibilidad de que la exvicepresidenta hubiera sido su sucesora, reconoció que era uno de los nombres que aparecía en los medios de comunicación y que a él le «sonaba bien», pero recordó que esa ha sido una cuestión que nunca ha estado escrita. Para el presidente del Ejecutivo regional, Rosa Valdeón «sale reforzada» no políticamente, pero sí en el plano personal tras la renuncia de sus cargos y opinó que «si nadie la expedienta, seguirá siendo «un valor dentro del PP».

En el acto, tomaron posesión como vicepresidente, el también consejero de Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, y el hasta ahora portavoz del Grupo Popular en las Cortes, Carlos Fernández Carriedo, como nuevo consejero de Empleo. No tuvo que jurar su cargo la nueva portavoz, Milagros Marcos, ya que es también consejera de Agricultura.

Por su parte, el líder del PSOE de Castilla y León (PSCyL), Luis Tudanca, sostuvo que Valdeón «no es una mártir», como trató de hacer ver el presidente del Gobierno autonómico y debe dejar el escaño en el Parlamento regional, pese a los «cantos de sirena» de su partido para que no lo haga, informa Efe.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios