España

Page dice que Sánchez está en «la obligación casi moral» de intentar acuerdo con C's y Podemos

El líder de los socialistas en Castilla-La Mancha admite, sin embargo, que esta posibilidad «no va a ser fácil»

García-Page, este lunes en Albacete durante un acto
García-Page, este lunes en Albacete durante un acto - ABC
EP - @ Toledo - Actualizado: Guardado en:

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado este lunes que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, está en la «obligación política» y casi «moral» de intentar un acuerdo «razonable», dentro de los límites del PSOE, con Ciudadanos y Podemos, sin que haya un encargo previo del Rey Felipe VI. El líder de los socialistas castellano-manchegos, tras precisar que debe ser Mariano Rajoy el que tiene que seguir intentándolo y «no echar balones» a los demás partidos, ha defendido que le habría gustado que hubiera salido la alternativa con Ciudadanos y Podemos en la anterior ocasión y ha admitido, no obstante, que esa posibilidad no va a ser «fácil», dados los antecedentes.

«Me hubiera gustado que hubiera salido la alternativa de Ciudadanos-Podemos en la anterior ocasión, y yo creo que está en la obligación política y si me apura moral de Pedro Sánchez intentar ese acuerdo, que siempre ha estado sobre la mesa, pero con los antecedentes no sé si va a ser fácil», ha manifestado en Albacete.

García-Page, que ha dicho no descartar que haya unas terceras elecciones en diciembre, ha apuntado que van a «trabajar a fondo, con inteligencia y con mucha discreción» para evitar esos terceros comicios, pero, ha matizado, «los límites son evidentes». «No vale cualquier cosa, porque sería como tirar por el suelo los principios de los partidos políticos, ni cruzarnos de brazos pensando que la responsabilidad la tiene el de enfrente», ha agregado el líder del PSOE en Castilla-La Mancha, que ha precisado que la «urgencia de evitar terceras elecciones» hace que el PSOE inicie esos contactos con otros partidos sin recibir el encargo del Rey.

«En otro momento se planteó que los contactos con otros partidos sólo los tendríamos si había encargo del Rey, pero ahora ese criterio formal cede en importancia frente a la urgencia de evitar terceras elecciones», ha dicho García-Page, que ha vuelto a incidir en que «no hay que confundir las llamadas fuerzas del cambio con las fuerzas de la ruptura, que quieren romper España», precisando que con las últimas «se puede hablar de todo lo que se quiera, pero no gobernar el país».

Respecto a si el Comité Federal del PSOE ha de celebrarse antes o después de las elecciones vascas y gallegas, el presidente de Castilla-La Mancha ha dicho que no hay límite y que puede ser antes o después, pero que lo importante es que el partido mantenga sus principios y compromisos y sea «coherente» y se mantenga en el 'no' a Rajoy y en todos los extremos de lo que se aprobó en diciembre en dicho Comité.

Tras admitir que tras «los nubarrones de las elecciones vascas, lo del trauma de la confianza catalana y las elecciones gallegas, se abrirán las nubes», el líder del PSOE en Castilla-La Mancha ha manifestado que sería «muy patético votar» en Navidad y que eso ha sido «un intento burdo de Rajoy para provocar presión social». Dicho esto, ha alertado a todos los dirigentes políticos de que «abusar» de la paciencia de los ciudadanos les puede traer consecuencias.

Comida con dirigentes socialistas

En otro orden de cosas, preguntado por la cena que mantuvo el pasado sábado con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, el exministro José Bono y el presidente del Ejecutivo extremeño, Guillermo Fernández Vara, el titular del Ejecutivo regional ha afirmado que «han dado mal esa información», pues se trataba de «almuerzos separados».

«Fue una invitación de un cumpleaños de amigos en el que coincidimos, pero nada más. Hablo más con mis hijos de política que con los dirigentes nacionales, entre otras cosas porque mis hijos están empezando a saber más que algunos», ha concluido.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios