Canarias

Las repugnantes microalgas canarias, entusiastas del cambio climático

Las autoridades de las islas y algunos científicos dicen que la asquerosa plaga en las playas es por el calentamiento global. Gobierno central, PP, PSOE o Podemos afirman: Son incapaces para impedir presencia de aguas residuales en el mar

Microalgas en Tenerife
Microalgas en Tenerife - A. Gutiérrez

La llegada del otoño a las islas Canarias permite a las autoridades de esta comunidad evitar improvisar, como se denuncia que ha ocurrido en verano de 2017, por la presencia de mantas de asquerosas cianobacetarias en las costas de la región. Huelen fatal. El centro de referencia en España sobre algas dice que que «por sentido común» no hay que darse un chapuzón cerca de ellas.

El impacto negativo ante la opinión pública canaria y turistas ha sido demoledora desde el pasado mes de julio, fecha en la que se comenzó a observar casos en Tenerife, El Hierro y suroeste de Gran Canaria. Ha generado desconfianza en el funcionamiento de los servicios públicos, como admite la titular autonómica de Medio Ambiente, Nieves Barreto.

El fin de las vacaciones escolares alivia ahora un poco la presión y afluencia de público a las playas se reduce hasta octubre, que llega el turismo de invierno europeo pero primaveral de las islas. Canarias ha sufrido este verano estival una floración de cianobacterias de unas dimensiones desconocidas hasta ahora en las islas, que se formó en el océano.

El Gobierno de Canarias considera que no tiene relación alguna con vertidos de aguas residuales y que responde a unas condiciones excepcionales como el aumento de la temperatuta del agua.

En las islas nadie, tampoco desde la oposición, política se discute este hecho. Lo que se cuestiona es si, por ejemplo, la incapacidad política local para resolver estos vertidos generan que esas microalgas tengan tamaños desproporcionados.

Es decir: ¿comen las microalgas la porquería que llega al mar? Coalición Canaria (CC), el partido que gobierna en las islas, mantiene la tesis del incremento de temperaturas del mar y la calima. Pero PP, Podemos, PSOE, Nueva Canarias y Ciudadaos piden un plan de rescate de saneamiento sobre las aguas residuales.

Sueltan amoniaco

Los científicos de Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y del Instituto de la Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia sotienen que esas grandes floraciones de cianobacterias «Trichodesmium» que han llegado de forma repetitiva a las costas de Tenerife, El Hierro, La Gomera o Gran Canaria en forma de hileras flotantes, desagradables y en algunos casos malolientes (desprenden mucho amoniaco) se formaron en el océano, sin que se haya observado circunstancia alguna que permita afirmar que la existencia de vertidos no depurados en la costa los haya estimulado.

¿Cuál es ese cóctel? Según la ULPGC y el IRD este: temperaturas del agua del mar uno o dos grados por encima de lo habitual durante el verano (y, sobre todo, superiores a los 23 grados en los que se dispara la actividad del Trichodesmium), varias semanas consecutivas sin vientos Alisios (algo poco usual) y muchas calimas seguidas con fino polvo sahariano cargado de hierro, fósforo y otros nutrientes.

Debate

Para Nieves Barreto la receta para solucionar la crisis de las microalgas consiste en afrontar la siguiente realidad: «Todas las administraciones y todos los partidos somos responsables de los vertidos» de aguas a las playas. Barreto ha acusado a la oposición de «desinformar» y cuestionar la capacidad e independencia de los científicos, «rozando la irresponsabilidad» con una gran «hostilidad política» que pone en juego el «descrédito» de la actividad pública e institucional. «Es una falta de rigor mandar a los ciudadanos a Google», apunta Barreto, que también ha criticado la «dejación de funciones» del Gobierno central, que tiene las competencias marinas.

¿Descoordinación?

Por su parte, PP y socialistas denuncian la ausencia de coordinación en e Gobierno de Canarias para dar una respuesta. El portavoz de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, no ha querido vincular los vertidos a las microalgas, pero ha resaltado que este fenómeno sí ha puesto en evidencia el «problema estructural» de Canarias. Ha señalado que el Gobierno solo invierte "en lo que se ve" y no en saneamiento, y ha descrito al Ejecutivo como un "Gobierno de aficionados". Francisco Déniz, de Podemos, indica que el Gobierno canario ha "jugado sucio" al ocultar un informe del Banco Español de Aguas que alerta que hay casos en roedores donde el consumo de estas cianobacterias ha generado cáncer de hígado en ratones.

Toda la actualidad en portada

comentarios