El alcalde bilbilitano, José Manuel Aranda (PP), en su despacho
El alcalde bilbilitano, José Manuel Aranda (PP), en su despacho - Fabián Simón
Gasto público

Los sueldos y el gasto ordinario fulminan ya el 75% del presupuesto de Calatayud

El PP, con el PAR, aprueba unas cuentas para 2018 que solo dedican a inversión directa el 13% del dinero disponible

ZaragozaActualizado:

Los sueldos y el gasto corriente fulminan ya prácticamente el 75% de todo el presupuesto del Ayuntamiento de Calatayud, un porcentaje que de hecho se sobrepasa contando lo que le cuesta a la ciudad la deuda municipal. Así lo recoge el último presupuesto aprobado en solitario por el PP junto al PAR, ya que Cs ha optado por abstenerse y el resto de grupos -PSOE, Chunta y Aragón Sí Puede- han votado en contra.

El gasto municipal total se disparará el próximo año un 8%, más de un millón y medio de euros adicional. Y para costear las cuentas el Ayuntamiento prevé cobrar a los bilbilitanos unos 10 millones de euros en impuestos, tasas y precios públicos durante el próximo año. A esto se sumarán otras fuentes de ingresos, fundamentalmente el dinero que le dan anualmente al Consistorio otras administraciones públicas.

El incremento presupuestario queda prácticamente monopolizado por los gastos estructurales, ya que la partida de personal se dispara hasta superar ya los nueve millones de euros, la de gasto corriente se eleva hasta rozar los siete millones de euros, y a eso hay que sumar los 75.000 euros que el próximo año se le irán al Ayuntamiento de Calatayud en pagar intereses por la deuda que sigue acumulando.

El gobierno municipal que dirige José Manuel Aranda (PP) fueron defendidas por su grupo político y por su socio del PAR de José Antonio Sanmiguel -exedil del PP-. Cs no las comparte en su integridad, pero ha valorado que algunas de sus propuestas presupuestarias hayan sido aceptadas -motivo que ha esgrimido este partido para abstenerse-, mientras que desde los grupos de izquierdas critican las cuentas por entender que no se ajustan a las necesidades reales de la ciudad, tanto de presente como de futuro.

De los 21,7 millones a que asciende el presupuesto municipal para el próximo año, más de 16 millones se irán en pagar gastos estructurales: personal (9,03 millones), gasto corriente (6,72 millones), intereses por la deuda (75.000 euros) y devolución de préstamos (559.000 euros).

A inversiones directas solo se reserva el 13% de todo el presupuesto municipal, 2,86 millones. Desde el PP destacan, en defensa de sus cuentas, que en esas inversiones se ha querido dar protagonismo a actuaciones ligadas a infraestructuras industriales.

Otros 2,2 millones de euros se le irán al Ayuntamiento en repartir subvenciones durante el próximo año. De ellas, 1,32 millones corresopnden a subvenciones directas para funcionamiento de asociaciones, entidades y colectivos diversos; y el resto, algo menos de 900.000 euros, serán para subvenciones ligadas a actividades económicas de terceros.

Subida de impuestos

En cuanto a los ingresos, contemplan un aumento de las transferencias recibidas desde otras administraciones públicas, y la recaudación prevista por impuestos, tasas y precios públicos municipales. Esto último es consecuencia de la subida de impuestos y tasas promovida por el gobierno municipal para el próximo año y que afecta a los gravámenes de mayor aplicación entre los ciudadanos: el IBI subirá el próximo año en Calatayud un 2%, un 1,5% lo hará el recibo de basuras y un 1% la tasa por el servicio de agua potable.

Pese a esta subida de la presión fiscal, el gobierno municipal esgrime que el monto total de ingresos que espera obtener será similar al del año pasado. Así, explica que en el presupuesto de 2016 previó unos ingresos por impuestos, tasas y precios públicos de 10.136.254 euros, y que en 2018 ha presupuestado -por los mismos conceptos- unos ingresos de 10.019.159 euros. Sin embargo, en comparación con 2016, la previsión de ingresos tributarios es de 205.000 euros más para el próximo año.