Patrimonio

El rocambolesco caso de las dos obras de arte que ha extraviado la Generalitat

Debe devolverlas a Aragón, pero, 22 años después de haberlas comprado ilegalmente, ahora dice que no sabe dónde las tiene

Josep Serra, director del Museo Nacional de Arte de Cataluña, que depende de la Generalitat
Josep Serra, director del Museo Nacional de Arte de Cataluña, que depende de la Generalitat - Inés Baucells
Roberto Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

La Generalitat ha reconocido oficialmente que ha extraviado dos obras de arte que compró ilegalmente hace 22 años y que ahora está obligada a devolver a Aragón en cumplimiento de una orden judicial dictada hace más de tres meses.

La rocambolesca peripecia se enmarca en el caso de los «bienes de Sijena», la colección de 97 obras de arte del histórico Monasterio de Villanueva de Sijena (Huesca) que la Generalitat adquirió hace décadas. Estas dos en concreto las compró en 1994.

Aquella compra, sin embargo, ha sido declarada ilegal por una sentencia, lo que ha forzado a las autoridades catalanas a devolver esas 97 obras de arte. Un juzgado de Huesca ordenó que regresaran al Monasterio de Sijena el 26 de julio, como máximo. A día de hoy, la Generalitat solo ha devuelto 51, por lo que se arriesga a un proceso penal por los presuntos delitos de desobediencia judicial y apropiación indebida.

El caso es que, de esas 46 piezas que no han sido entregadas a Aragón, dos no se sabe dónde están. La Generalitat reconoce haberlas perdido. Supuestamente estaban en el barcelonés Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), que depende de la Generalitat. Supuestamente, fueron enviadas a Aragón en el cargamento que mandó el MNAC el 26 de julio. Pero, cuando los técnicos del Gobierno aragonés desempaquetaron y revisaron las piezas una a una, faltaban dos de ellas.

En respuesta al requerimiento que le ha llegado por vía judicial, el director del MNAC, Josep Serra, se ha despachado asegurando que no tiene ni idea de dónde están esas dos obras de arte. Lo ha hecho a través de un escrito al que ha tenido acceso ABC, que fue enviado hace unos días al juzgado de Huesca que lleva el caso. En ese mismo escrito, Josep Serra asegura que esas dos piezas nunca han estado en el MNAC, explicación que resulta todavía más rocambolesca si se tiene en cuenta que este Museo pagó por ellas, porque constaban en el listado de bienes de Sijena que el MNAC adquirió en 1994.

Es decir, que atendiendo a la explicación oficial que Josep Serra ha enviado al juzgado, se habría dado la paradoja de que el Museo de Arte de Cataluña pagó por dos piezas que nunca tuvo. Algo sorprendente, porque el propio MNAC envió en su día al juzgado un listado de obras de arte que incluía una descripción detallada -y con fotos- de las dos piezas que ahora declara en paradero desconocido.

Dos delicadas piezas de arte textil

Se trata de dos frontales de altar realizados en tela y bellamente decorados. Uno de ellos se realizó en tejido en oro sobre fondo blanco con res galones dorados; el otro, es un frontal de seda, tejido a mano con representaciones de flores diversas, con predominio del rosa y el verde sobre fondo blanco.

Si no están en el MNAC, que durante décadas dio por hecho que los tenía y que hace 24 años pagó por quedárselos, ¿dónde pueden estar? Josep Serra no lo aclara.

Un museo que no existe, otro que no sabe nada...

Para descargar de responsabilidad al Museo Nacional de Arte de Cataluña, su director afirma que esas dos piezas fueron inicialmente depositadas por unas monjas en 1972 y que las autoridades las enviaron al Museo de la Indumentaria, por tratarse de piezas textiles. Pero aquí surge un problema añadido, porque resulta que el Museo de la Indumentaria hace tiempo que no existe, ya que quedó integrado en el Museo del Diseño de Barcelona, que pertenece al Ayuntamiento. Y resulta que este Museo municipal del Diseño dice no saber nada de esas dos obras de arte.

«A pesar de que en 1994 la compra la realiza el MNAC, las piezas en cuestión permanecieron en el Museo de la Indumentaria, no ingresaron en el MNAC», dice Josep Serra en el escrito enviado al juzgado oscense. Y asegura que «a pesar de las numerosas gestiones realizadas a lo largo de los años por el MNAC, consistentes en requerimientos a los responsables correspondientes, desplazamientos in situ y actuaciones diversas, los bienes permanecen aún sin localizar».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios