De la fábrica de Opel de Figueruelas (Zaragoza) dependen más de 5.000 empleos directos y varios miles más indirectos
De la fábrica de Opel de Figueruelas (Zaragoza) dependen más de 5.000 empleos directos y varios miles más indirectos - Fabián Simón
Empresas

Opel quiere congelar los salarios en Figueruelas durante tres años

Tensa negociación entre los dueños franceses de la empresa (PSA) y los sindicatos en una factoría decisiva para Aragón

ZaragozaActualizado:

La multinacional francesa PSA insiste en que el futuro de la factoría española de Opel, radicada en Figueruelas (Zaragoza), pasa por una reducción de costes que salpica directamente a los trabajadores. Lo ha vuelto a dejar claro en la nueva oferta que ha presentado a los sindicatos, en el marco de la negociación del nuevo convenio de la factoría: tres años de congelación salarial, y en los dos siguientes, en 2021 y 2022, subidas de tan solo el 50% del IPC.

La propuesta de la dirección llega tras semanas de tensa negociación del convenio, que afecta a un factoría decisiva para la economía aragonesa, en la que trabajan más de 5.000 personas, pero de la que dependen miles de empleos más en industrias auxiliares.

Esta oferta que la compañía ha presentado a los sindicatos llega tras un tira y afloja de semanas de negociación en la que ha moderado sus exigencias iniciales. Hace mes y medio, las aspiraciones de la multinacional eran una rebaja salarial del 6% en su planta de Figueruelas para este 2018, y sueldos congelados durante los cuatro años siguientes.

La francesa PSA tomó el control de Opel a todos los efectos el 1 de octubre del año pasado. Inaugurada en 1982, hasta hace cuatro meses perteneció a la estructura de la multinacional estadounidense General Motors.

En marzo del año pasado se hizo público el acuerdo alcanzado entre PSA y General Motors para la compraventa de Opel. En aquel momento, desde PSA se lanzó un mensaje de «tranquilidad» sobre el futuro de la planta aragonesa. Ahora, los sindicatos dicen que la negociación del convenio está evidenciando un rotundo giro en el marco de relaciones laborales existente hasta ahora, mientras Opel perteneció a General Motors.

La última oferta que la dirección ha entregado a los sindicatos ha sido frontalmente rechazada por CC.OO. y el sindicato regional OSTA, mientras que UGT prefiere esperar a ver qué deciden sus afiliados de Opel en la asamblea a la que les han convocado para el próximo sábado en Zaragoza.

Los sindicatos critican a la dirección de la compañía que exija sacrificios a la plantilla sin adoptar previamente compromisos de futuro para la planta mediante un plan industrial.