Lugar en el que se produjo el crimen, en Fuentes Claras (Teruel), el 22 de febrero de 2015
Lugar en el que se produjo el crimen, en Fuentes Claras (Teruel), el 22 de febrero de 2015
Tribunales

El matiz semántico que ha rebajado un 20% la condena a dos homicidas

Junto a otros dos cómplices, asaltaron y mataron en un robo al comerciante de un pequeño pueblo de Teruel

ZaragozaActualizado:

Cuatro inmigrantes marroquíes se compincharon para asaltar y robar, en febrero de 2015, una vivienda de un pequeño pueblo de Teruel, Fuentes Claras. El robo acabó en homicidio. Dos de los culpables huyeron del país. Los otros dos fueron detenidos. Cada uno fue condenado a 19 años de prisión por el crimen, pero ahora se les ha rebajado la pena en un 20%, a 15 años. La causa, un matiz semántico de calado jurídico: la diferencia entre grupo y organización criminal.

La cuestión no es menor, y lo ha demostrado el fallo que acaba de dictar el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), al revisar la condena dictada hace unos meses por la Audiencia Provincial de Teruel. Ésta consideró que los culpables del crimen habían formado junto a otros dos compinches una «organización criminal». Y, por este delito, el de pertenencia a organización criminal, les impusieron cinco años de prisión a cada uno de ellos -que se sumaron a los diez por el delito de homicidio, y a los cuatro por el de robo con violencia en casa habitada-.

Los condenados recurrieron aquella sentencia y, ahora, el fallo del TSJA les ha dado la razón, aunque solo en parte de sus pretensiones. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón considera que no integraban una organización criminal sino un grupo criminal. Así que anula los cinco años de cárcel que se les impuso inicialmente por aquel delito, y se lo sustituye por un año -con el que les castigan la pertenencia a grupo criminal-.

En el fallo, los magistrados explican que «la distinción entre unos y otros supuestos depende del número de partícipes, la estabilidad y permanencia de la agrupación, la existencia o no del reparto de tareas, y el número de delitos a los que alcanza el concierto». Y, en este crimen en concreto, los magistrados consideran que quienes se compincharon para cometer ese delito no tenían otro objetivo que «el robo que planearon realizar» en Fuentes Claras y que acabó con un hombre asesinado, el comerciante Luis Esteban, de 52 años. El crimen fue cometido en la madrugada del 22 de mayo de 2015.