España

El yihadismo en España se alía con el de Bruselas y Wuppertal, la ciudad alemana que vivió bajo la Sharía

La detención de una célula el miércoles revela la cooperación entre diferentes enclaves salafistas de Europa

Parte de la operación se realizó ayer en Melilla
Parte de la operación se realizó ayer en Melilla - EFE
L.L.C. / P. MUÑOZ - Actualizado: Guardado en:

Wuppertal es una ciudad del estado federado de Renania del Norte-Westfalia donde a finales de 2014 patrullaba una «policía de la sharía», una especie de brigada islamista de la moral cuyos líderes fueron llevados el pasado año a juicio en Alemania. Se dedicaban a intimidar por las calles a todo el que no cumplía los códigos del Islam fundamentalista que ellos mismos habían propagado en panfletos amarillos. A saber: prohibido fumar, prohibido el alcohol, prohibido escuchar música a los musulmanes y no musulmanes, so pena de persecución.

En esas mismas calles fue detenido uno de los cinco miembros de la célula con raíces en Barcelona y Melilla desarticulada la madrugada del miércoles. No era uno más, sino el coadministrador de la web terrorista junto a otro individuo que también ha sido arrestado pero a 240 kilómetros, en Bruselas, lugar cuyas barriadas –como las de Wuppertal– se han convertido en sinónimo europeo de radicalización y de yihadismo. Y que tras esta operación policial figuran peligrosamente vinculadas a España.

La captura de este sospechoso salafista en Bruselas no convulsionó ayer Bélgica porque ya estaba de antemano sacudida por una grave preocupación, de las más alarmantes tras los ataques que el pasado marzo dejaron una treintena de muertos. Y es que se ha publicado la noticia de que un destacado miliciano del Daesh –el mismo que reinvidicó la masacre de Niza– ha repartido vía Telegram entre 300 de sus fieles los nombres, datos y fotografías de militares belgas acompañados de una orden de atacarles. Las autoridades han abierto una investigación.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios