Sergio Morate rechaza recurrir en contra del criterio de su abogado
Sergio Morate rechaza recurrir en contra del criterio de su abogado - Efe

Sergio Morate no recurre la sentencia que le condenó a 48 años de cárcel, por lo que ya es firme

El asesino de Laura y Marina ha tomado esta decisión en contra de la opinión de su abogado

Morate asume además las costas del proceso a pesar de que el recurso ya estaba redactado

CuencaActualizado:

Sergio Morate ha decidido no interponer recurso contra la sentencia del magistrado presidente de la Audiencia Provincial de Cuenca, José Eduardo Martínez Mediavilla, hecha pública el pasado 7 de noviembre y por la que fue condenado a 48 años de prisión por los asesinatos de su exnovia, Marina Okarinska, y una amiga de esta, Laura del Hoyo, el 6 de agosto de 2015.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que han agregado, asimismo, que, al haberse agotado este lunes el plazo para ejercer ese derecho, el fallo ya es firme y así lo ha notificado el presidente del Alto Tribunal a todas las partes personadas en la causa a través de un auto de ejecución de la sentencia, con fecha de este lunes.

Según han detallado fuentes de la defensa a Europa Press, Morate ha tomado esta decisión después de sopesar «hasta el último minuto todas las alternativas que tenía dado cómo transcurrió la instrucción, cómo se ha desarrollado el juicio, fundamentalmente, y la forma en que se ha dictado la sentencia» y pese a la «oposición férrea» y en contra de la opinión de su letrado, que entiende que tanto la sentencia como todo el procedimiento son «total y perfectamente recurribles», por lo que se muestra a favor de haber recurrido «sí o sí, por ética profesional».

«Dado que como profesional tengo la obligación de creer en la justicia y los tribunales, entiendo perfectamente recurrible la sentencia tal y como se desarrolló el procedimiento y el juicio», ha subrayado la defensa, al tiempo que ha asegurado entender la decisión de su defendido así como que el condenado no desee prolongar la situación de aislamiento en que se encuentra desde hace dos años en la prisión Madrid VII, en Estremera.

Fuentes de la defensa han avanzado, asimismo, que el recurso «estaba terminado» y dispuesto para ser presentado, aseverando que el mismo había sido redactado en términos «tremendamente duros con las actuaciones que se han llevado» en torno al caso.

Penas

La condena de la Audiencia Provincial de Cuenca recoge 25 años de cárcel para Morate por el asesinato de Marina, en el que concurren los agravantes de parentesco y de violencia de género; mientras que por la muerte de Laura se le condena a 23 años, concurriendo el agravante de abuso de superioridad.

Según argumentó el presidente del Alto Tribunal, por el asesinato de Marina se añade para el acusado la accesoria de inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, la prohibición de acudir o residir en Cuenca durante 10 años más allá de la pena privativa de libertad impuesta y la prohibición, por el mismo tiempo, de acercarse a menos de 500 metros a cualquiera de los familiares directos de las víctimas, así como comunicarse con ellos también por un periodo de tiempo superior en diez años al de la pena de prisión impuesta y el mismo periodo de libertad vigilada para su cumplimiento posterior a la pena privativa de libertad impuesta.

En el caso del asesinato de Laura, las mismas condiciones se le imponen por un tiempo de 8 años por encima de la pena impuesta. Además, tendrá que indemnizar con 50.000 euros al marido de Marina; con 120.000 euros cada uno de sus padres; y con otros 40.000 euros a su hermana. Por el asesinato de Laura del Hoyo deberá indemnizar con 120.000 euros a cada uno de sus progenitores, además de otros 40.000 euros a cada una de sus dos hermanas, lo que suma un total de 650.000 euros en indemnizaciones.

Asimismo, se imponen a Sergio Morate Garcés todas las costas causadas en esta instancia, incluyendo las de las acusaciones particulares y excluyendo las de la acusación popular ejercida por la Junta de Comunidades.