Pedro Sánchez, esta mañana, en el Congreso de los Diputados
Pedro Sánchez, esta mañana, en el Congreso de los Diputados - EFE

Sánchez pide al independentismo que «abandone» a Puigdemont y proponga «un candidato viable»

El secretario general del PSOE asegura que los independentistas están renunciando a gobernar Cataluña

Albert Rivera: «España no se merece estar pendiente de si un señor aparece por la alcantarilla»

MadridActualizado:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha calificado como «desafortunada» la decisión del presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, de aplazar el pleno de investidura comprometiéndose «personalmente» a «garantizar su inmunidad» (la de Puigdemont) para que pueda ser elegido preidente.

Sánchez considera que esta decisión solo perpetúa la situación, en tanto que Puigdemont sigue apareciendo como única propuesta para alcanzar la presidencia. El líder socialista ha demandando a la mayoría parlamentaria independentista «que se emancipe y abandone al señor Puigdemont», demandando que debe aspirar a gobernar para el conjunto de Cataluña.

En declaraciones en el Congreso de los Diputados, donde se reúne con las direcciones parlamentarias del PSOE en el Senado y el Congreso, Sánchez ha animado a los independentistas a «proponer a un candidato posible o viable y el señor Puigdemont no lo es». Sánchez ha acusado a Torrent de «anteponer los intereses de un catalán prófugo al interés general», con un mensaje que ha repetido en cada pregunta que se le ha planteado:«El independentismo está renunciando a gobernar Cataluña».

El líder de la oposición no ha querido criticar al Gobierno por el rechazo del Consejo de Estado de avalar su recurso ante el Tribunal Constitucional para suspender la investidura de Puigdemont. Una decisión que Rajoy comunicó a Sánchez antes de ponerla en práctica. En gran medida por esa participación en los acontecimientos, Sánchez no ha seguido la estela de Albert Rivera de incidir en los posibles errores del Ejecutivo: «Estamos ante una crisis de Estado. Lo importante es que los españoles vean al principal partido de la oposición apoyando al Gobierno en una cuestión tan compleja», ha dicho Sánchez.

Sánchez ha insistido en la necesidad de «pasar la página negra de Puigdemont» en una «legislatura constitucional», pero ha rechazado por el momento que el bloque constitucionalista tenga que buscar una alaternativa, que aritméticamente es imposible salvo cesión de los independentistas: «No nos anticipemos».

Casi en paralelo, Albert Rivera hablaba en la reunión de su grupo parlamentario, insistiendo en lo acertado de la resolución del Constitucional «reconduciendo el tiro inicial del Gobierno, con ciertos errores», ha dicho. El presidente de Ciudadanos ha tratado de alejar la posibilidad de que los focos se centren ahora en Inés Arrimadas para intentar la investidura porque «no hay aritmética posible».

Pero sí ha reivindicado su condición de partido más votado para desde esa «legitimidad» pedir que «se cumpla la ley» porque «España no se merece estar pendiente de si un señor aparece por la alcantarilla». Ha recordado a Puigdemont que «no es gratis intentar romper España, tiene consecuencias penales». «Se acabó el tiempo de Puigdemont. Ni España la van a romper unos golpistas ni va a ser presidente un golpista».