Pedro Sánchez ayer en Nueva Economía Fórum

Sánchez se centra en el discurso económico y asocia a Rivera con el PP para erigirse en única alternativa

Cree que Podemos quedó «desbordado» por su posición en Cataluña

MadridActualizado:

Pedro Sánchez necesita que la cuestión catalana deje de monopolizar el debate político. Aunque en público se asocia a Ciudadanos como un partido de derechas que solo compite con el PP, en Ferraz existe preocupación porque son conscientes de que «muchos potenciales votantes socialistas» pueden ver atractivo el discurso en materia territorial.

La apuesta es abrir el debate al ámbito económico y social, donde Sánchez se encuentra más cómodo en el cara a cara con Albert Rivera. Y que le permite chocar frontalmente con el Gobierno de Mariano Rajoy. El secretario general del PSOE desplegó ayer en un desayuno informativo su estrategia para este curso político. Su estrategia se basa en desdeñar a Podemos, asociar a Rivera con Rajoy y cuestionar al Gobierno por su proyecto «agotado». Sánchez definió al «nuevo PSOE» como «la única esperanza de cambio en España» frente a la «doble ración de lo mismo que representa el PP y Ciudadanos».

Y es que en Ferraz radiografían a Podemos en una tendencia descendente sin visos de detenerse: «La otra izquierda quedó desbordada por su error histórico de no defender la soberanía nacional», aseguró ayer Sánchez. El líder del PSOE presentó ayer «diez grandes acuerdos de país» sobre los que tratará de pivotar la alternativa política a Rajoy (Pensiones, educación, ciencia y reindustrialización, pacto de rentas, igualdad de género, rescate a los jóvenes, agua y el ingreso mínimo vital). A los que habría que añadir «una nueva financiación autonómica y local» y «un nuevo pacto constitucional».

El PSOE quiere que estos acuerdos «se construyan en alianza con la sociedad». Unos trabajos que culminarán en el mes de mayo para después trasladar esas propuestas al ámbito parlamentario, buscando unas alianzas que irían «desde Ciudadanos al Grupo Mixto», en un intento por construir la idea de alternativa ante un Gobierno que radiografió así: «Con un proyecto agotado, dividido internamente, y en shock por el auge de su socio competidor». Sánchez se refirió a la «guerra fría» entre PP y Cs y en varias ocasiones aludió al «tándem Rajoy-Rivera» para insistir en la idea de que «en la ideología PP y Ciudadanos comparten 100% el ideario».

Sánchez volvió a rechazar ayer la idea de la moción de censura, y no ofreció alternativa más que esperar a las elecciones: «Muchos pensamos que sin haber llegado a su ecuador, esta legislatura no da más de sí».