Pedro Sánchez, líder del PSOE
Pedro Sánchez, líder del PSOE - EFE

Sánchez propone un impuesto a la banca y otro a las transacciones financieras para pagar las pensiones

El líder del PSOE coloca la reforma de las pensiones como primera prioridad de sus diez grandes acuerdos de país

MadridActualizado:

El PSOE propondrá la creación de dos nuevos impuestos para aumentar las fuentes de ingresos del sistema público de pensiones. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha concretado en qué consistiría esa «cesta de nuevos impuestos» que ayer anunciaban tras la Ejecutiva Federal.

Sánchez ha avanzado este martes que se tratará de un tributo sobre las transacciones financieras y de otro directo y «extraordinario» sobre la banca. El segundo impuesto, el extraordinario a la banca, recaudaría de 800 a 1.000 millones de euros

El líder del PSOE ha presentado los «diez grandes acuerdos de país» que tratará de impulsar desde la oposición para escenificar una mayoría parlamentaria que evidencie la minoría del actual Gobierno.

Las pensiones serían la primera prioridad, reclamando también la última reforma de las pensiones y un aumento salarial que ensanche las bases de cotización.

Sánchez ha incluido las pensiones dentro de los «diez acuerdos de país» que hoy ha presentado. Una batería de propuestas, según el líder del PSOE, para hacer frente a los grandes retos del país. El resto de acuerdos serían:

-Educación. Apostando por un pacto que ponga fin a LOMCE y que tenga como prioridad reducir el ratio alumno-profesor, luchar contra el fracaso escolar y fomentar la Formación Profesional.

-Pacto por la Ciencia y la Industria. Marco estable para las inversiones, apostando por la transición ecológica. Y apostando a que la Industria alcance el 20% del PIB en 10 años.

-Agua.

-Ingreso mínimo vital.

-Pacto de rentas.

-Rescate a los jóvenes.

-Igualdad de género.

-Financiación autonómica y local.

-Nuevo pacto constitucional.

El PSOE quiere que estos acuerdos «se construyan en alianza con la sociedad». Unos trabajos que culminarán en el mes de mayo para después trasladar esas propuestas al ámbito parlamentario, buscando unas alianzas que irían «desde Ciudadanos al Grupo Mixto», ha dicho Sànchez.

El líder del PSOE despliega así su estrategia para 2018, que trata de pasar página de la cuestión catalana y se centra en presentar una alternativa ante un Gobierno que ha radiografiado así: «Con un proyecto agotado, dividido internamente, y en shock por el auge de su socio competidor».

Sánchez ha dicho que la «disyuntiva» en que se encuentra es entre «esperar» a que lleguen unas elecciones o tratar de «liderar desde la oposición y los gobiernos autonómicos» los cambios que defiende. Lo que pone de manifiesto que no contempla la moción de censura con Podemos, que no ha querido ni valorar cuándo se le ha preguntado al respecto.

Lo que sí ha dejado claro Sánchez es su impresión de que «muchos pensamos que sin haber llegado al ecuador esta legislatura ya no da más de sí».

Sánchez ha defendido que ante Rajoy «la alternativa es el nuevo PSOE», tratando de equiparar a Ciudadanos con el PP, refiriéndose en todo momento al «tándem Rajoy-Rivera», y valorando que «la otra izquierda se encuentra desbordada por su error histórico de no defender la soberanía nacional».