El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto al presidente del Gobierno Mariano Rajoy - IGNACIO GIL

Rajoy pacta con el PNV subir todas las pensiones y deja en evidencia a Ciudadanos

Las pagas subirán el IPC en 2018-2019 y las nuevas cuentas se salvan. Irritación en Cs: «Nos dijeron que no había dinero»

MadridActualizado:

Los pensionistas españoles están de enhorabuena. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha terminado por acceder ayer a sus pretensiones, disuadido por el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, tal y como adelantó el martes ABC. Rajoy y Ortuzar cerraron ayer en el Congreso los últimos flecos de un acuerdo de apoyo a los Presupuestos que contempla una subida de generalizada de las pensiones del 1,6 por ciento en 2018 y conforme al IPC en 2019. Además, se retrasa de 2019 a 2023 la aplicación del Factor de Sostenibilidad ligado a la esperanza de vida, mientras la base reguladora de las pensiones de viudedad ascenderá al 56 por ciento este año y al 60 por ciento en 2019. Las pensiones mínimas mantendrán el alza prevista del 3 por ciento. Rajoy otorga también el compromiso de retirar el artículo 155 en cuanto Cataluña tenga gobierno.

A cambio, el grupo vasco votará hoy en contra de las enmiendas de totalidad presentadas por PSOE, Podemos, ERC y el Grupo Mixto contra las cuentas, permitiendo que sigan su tramitación parlamentaria. Rajoy logra así un doble objetivo: salva los Presupuestos y apacigua el malestar de un nicho clave de votantes, los jubilados.

A puerta cerrada

El anuncio de la subida de las pensiones fue realizado al mediodía por el portavoz del PNV, Aitor Esteban, asumiendo el mérito la medida, y cogiendo por sorpresa al socio preferente del Ejecutivo, Ciudadanos, que se enteró al mismo tiempo que la Prensa. A puerta cerrada, la formación naranja no ocultó su irritación al haber asumido el criterio del Gobierno de que no había capacidad financiera para indexar las pensiones al IPC, con el consiguiente coste político. «Nos dijeron que no podían subirse las pensiones porque no había dinero. Y ahora resulta que sí lo había», criticaba un dirigente de la formación. «Ciudadanos está a favor de que se suban las pensiones, lógicamente, pero no lo reclamamos porque nos dijeron que no había dinero y lo creímos», insistían. En público, el número dos de la formación, José Manuel Villegas, intentó darle la vuelta a la situación y poner en valor la negociación de su grupo. Aseguró que la subida de las pensiones conseguida por el PNV es solo un complemento de las alzas que ya le había arrancado Ciudadanos al Gobierno.

Montoro y su subconsciente

La precipitación de la medida cogió con el pie cambiado incluso al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien defendió el carácter apolítico que deben tener las pensiones durante el debate de totalidad de los Presupuestos, mientras Rajoy le observaba con seriedad desde su escaño. «Ya tuvimos en el año 1990 este debate en esta misma Cámara y culminó en el Pacto de Toledo, que lo que vino a significar es que las pensiones salían del debate político en nuestro país», recordó desde la tribuna de oradores, reivindicando el Pacto de Toledo como el foro donde deben acordarse las cuestiones de pensiones. Por la tarde, volvió a reivindicar esta idea despertando murmullos generalizados en el Pleno.

Coste y aplicación

El anuncio de la subida de las pensiones deja varias incógnitas que el Gobierno deberá despejar en los próximos días. Ayer Montoro no quiso responder a las preguntas sobre cuánto costará la medida y de dónde saldrá el dinero para financiarla. Ciudadanos calculaba ayer unos 1.000 millones de euros de coste.

Una posibilidad es que ese importe se consigne como déficit de la Seguridad Social y se eleve en una décima el déficit del Estado. Una vía que en principio no tiene por qué ser problemática porque España ha salido ya del procedimiento europeo de déficit excesivo y una desviación de ese tamaño no puede acarrearle ya sanciones desde Bruselas. Otra opción que parece menos probable es rebajar otra partida presupuestaria en el mismo importe. El PNV dispone hasta el viernes a las 14 horas para presentar sus enmiendas parciales.

Montoro pasó por encima de todo ello y reclamó la defensa de los Presupuestos para pasar de «repartir los sacrificios de la crisis» a «repartir los beneficios de la recuperación». «Suponen mejorar la renta de 13 millones de personas y sus familias mediante la subida a los empleados públicos y las pensiones (...). Suponen también un avance en la rebaja de los impuestos para las rentas inferiores, más dinero para becas, más dinero para los servicios públicos fundamentales y más dinero para las organizaciones del tercer sector. Suponen mejorar la financiación de las comunidades y más inversiones públicas», abundó. «Estamos ante la oportunidad de que España tenga ante sí la mejor etapa de prosperidad y de bienestar de su historia», remachó, recordando que ningún otro presupuesto de la democracia ha dedicado tanto esfuerzo a gasto social.

Pero el golpe de timón del Gobierno fue el caldo de cultivo para las críticas de la oposición. «Utilizan las pensiones como una mercancía para negociar, para la negociación política, y eso es un escándalo. Resulta que no había dinero para que los pensionistas no perdieran poder adquisitivo y ahora sí lo hay», cargó durante el debate el portavoz del PSOE en materia de Presupuestos, Pedro Saura. Montoro le contestó. «No es que no hubiera dinero, es que no había acuerdos políticos y ahora sí los hay». Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, destacó en los pasillos de la Cámara la «marcha atrás» del Ejecutivo. A su juicio, las movilizaciones han llevado a Rajoy «a rectificar» y «a que se le cayera la cara de vergüenza». Tanto PSOE como Podemos insistieron en criticar las cuentas como un insulto a los ciudadanos.

Hoy no puede haber errores

No obstante, aún con el apoyo del PNV el equilibrio de fuerzas se sitúa en empate de 175 votos a favor frente a 175 en contra. Cualquier falta o error en los diputados del bando del Gobierno será fatal para las cuentas, ya que es necesario el empate durante tres votaciones para que no sean devueltas.