Pedro Sánchez, durante el acto en Valencia
Pedro Sánchez, durante el acto en Valencia - ROBER SOLSONA

Pedro Sánchez agita la Memoria Histórica para recuperar la izquierda

El PSOE plantea exhumar los restos de Franco y anular sentencias de la dictadura

ValenciaActualizado:

El PSOE vuelve a enarbolar la bandera de la Memoria Histórica con una propuesta para «mejorar» la ley aprobada hace ahora diez años por el Gobierno que presidía José Luis Rodríguez Zapatero, que a juicio de la actual ejecutiva socialista, se ha quedado «corta».

De hecho, el texto que registrará hoy el PSOE en el Congreso plantea la exhumación de los restos mortales del Valle de los Caídos; la nulidad de las resoluciones de los tribunales «ilegítimos» del franquismo; y la creación de una «comisión de la verdad» que investigue la violación de los derechos humanos durante la dictadura, entre otras medidas con las que los socialistas pretenden acentuar su perfil de izquierdas.

Rodeado de banderas republicanas y frente a un paredón en el que murieron fusiladas 2.238 personas, Pedro Sánchez escogió ayer el cementerio de la localidad valenciana de Paterna para concretar los detalles de una proposición de ley bajo el argumento de que «nada se puede construir desde el olvido» y para reivindicar que «la memoria histórica no es patrimonio de la derecha o la izquierda, sino de los demócratas».

Precedente en el Congreso

El PSOE pretende aprovechar la situación de minoría del Partido Popular en el Congreso para dar una vuelta de tuerca a la ley de Zapatero diez años después.

Para ello, cuenta con el precedente de la proposición no de ley que salió adelante el pasado mes de mayo, gracias a los votos a favor de Ciudadanos, en la que se reclamaba al Gobierno el traslado de los restos de Franco. El Partido Popular se abstuvo en aquella votación, pero posteriormente el Gobierno aclaró que dejaría sin aplicación la proposición -que carecía de valor vinculante- para no «reabrir heridas». Entonces apeló a que la ley de Memoria Histórica no recoge ningún desenterramiento en el Valle de los Caídos.

Ahora, el PSOE plantea el cambio de la norma con tal efecto y el objetivo último de convertir el recinto en una suerte de Centro Nacional de la Memoria para «dignificar a las víctimas».

Según Sánchez, la reforma de la ley persigue «garantizar su cumplimiento efectivo» ante un Gobierno que «no ha volcado recursos económicos» ni «instrumentos de desarrollo» para su aplicación. Al respecto, el secretario general del PSOE, que en su discurso omitió la propuesta de exhumar los restos de Franco, planteó una «mejora» de la norma que también incluye la creación de un banco público de ADN para facilitar las localizaciones e identificaciones de los represaliados; un censo nacional de víctimas de la dictadura franquista; y la nulidad de las resoluciones y sentencias de los tribunales «ilegítimos» del régimen. En este punto, la reforma plantea la anulación de pleno derecho de las resoluciones, penas y sanciones adoptadas por los tribunales durante la dictadura. El objetivo de los socialistas es que se juzguen los delitos del franquismo que hasta la fecha ha hecho imposible la ley de Amnistía.

Fosas de titularidad pública

La propuesta de reforma legislativa que el PSOE llevará hoy a la Cámara Baja para que comience su tramitación pretende también que el Estado asuma la obligación de localizar y exhumar las fosas comunes en las que se encuentran enterradas las víctimas y que éstas sean de titularidad pública (la actual ley deja esa tarea en manos de las asociaciones y fundaciones que perciben subvenciones públicas).

Frente al llamado «Paredón de España» del camposanto de Paterna, y en ausencia del presidente de la Generalitat y líder del PSPV, Ximo Puig, Sánchez argumentó que «el PP ha ignorado la ley desde que llegó al Gobierno» y alertó del «auge de la extrema derecha» en algunos países europeos. A su juicio, «el odio surge del olvido», por lo que cargó contra el, a su juicio, «falso argumento de los conservadores de no reabrir heridas».

«Honrar a las víctimas»

La reforma legal presentada ante un paredón que el Gobierno valenciano tiene previsto declarar Bien de Interés Cultural (BIC) busca asimismo garantizar la «retirada efectiva de toda la simbología de la dictadura» ya que «un país que honra a sus víctimas es un país mejor».

En esa línea, Sánchez acusó al PP de «no tener voluntad política, ni vocación de diálogo ni de aportar recursos presupuestarios» para llevar a cabo tal tarea. Una situación que los socialistas pretenden revertir con la modificación de la norma, que ha sido redactada por el secretario de Justicia y Libertades del PSPV-PSOE, Andrés Perello, y por Fernando Martínez, responsable de memoria democrática de la Ejecutiva del PSOE, en colaboración con entidades memorialistas y juristas como el exjuez Baltasar Garzón y el exfiscal José Antonio Martín Pallín.