Jaume Matas, en una imagen de archivo
Jaume Matas, en una imagen de archivo - JOAN LLADO

Matas se sentará de nuevo en el banquillo el próximo mes de noviembre

El expresidente balear será juzgado en relación a dos piezas del caso Palma Arena que tratan sobre el patrocinio del Mundial de Ciclismo en Pista de 2007

Palma de MallorcaActualizado:

El expresidente balear Jaume Matas se sentará de nuevo en el banquillo dentro de unas semanas, en concreto el próximo 7 de noviembre. Matas será juzgado en relación a las piezas separadas 13 y 14 del caso Palma Arena, que tratan, respectivamente, sobre la campaña de publicidad para el Mundial de Ciclismo en Pista de 2007 y sobre un patrocinio concreto para ese evento. En la vista previa celebrada este lunes en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma, el tribunal ha acordado acumular ambas piezas en una sola. El exmandatario mallorquín se enfrenta en este caso a una posible pena de un año y medio de cárcel, por un presunto delito de fraude a la Administración.

La Fiscalía Anticorrupción había solicitado el sobreseimiento provisional de la pieza 13, que trata sobre la contratación de la campaña de publicidad del citado mundial. Cabe recordar que la Fundación Illesport —dependiente del Gobierno balear— adjudicó a la empresa de publicidad Nimbus el contrato para que encontrase posibles patrocinadores. El montante total de dicho convenio fue de 845.549 euros. El Ministerio Público consideraba que en este caso no habrían quedado acreditados los delitos de prevaricación y fraude que se atribuían a Matas y al propietario de Nimbus, Miguel Romero, que falleció en agosto de este año.

Por lo que respecta a la pieza 14, que trata sobre un patrocinio concreto conseguido por Nimbus, en este caso la Fiscalía pide para Matas un año y seis meses de cárcel, así como diez de inhabilitación, por un presunto delito de fraude a la Administración. Asimismo, solicita siete años de inhabilitación para el expresidente por un supuesto delito de prevaricación. Cabe recordar que el Instituto Balear de Turismo (Ibatur) acordó con Nimbus, previa firma de un convenio de colaboración, un patrocinio de 350.000 euros para el Mundial de Ciclismo en Pista de 2007.

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, Nimbus no había conseguido los fondos necesarios para «hacer frente» a los costes de la campaña de publicidad que se le había adjudicado por 845.549 euros. Por ello, «ante la insuficiencia de las cantidades percibidas», Romero habría pedido a Matas más medios económicos para cubrir dicho servicio. Para «soslayar» las prescripciones de la Ley de Contratos de la Administración Pública, «que exigía una modificación del contrato y por tanto la realización de todos los trámites administrativos pertinentes», Matas habría ordenado que desde la Consejería de Presidencia se transfirieran al Ibatur 350.000 euros, que a su vez fueron traspasados a Nimbus. Anticorrupción recuerda, en ese contexto, que Nimbus se ocupó de la campaña electoral del PP del Archipiélago en las autonómicas y municipales de mayo de 2007.

Cabe recordar que, hasta el momento, el expresidente balear ha sido condenado en firme en dos de las piezas del caso Palma Arena ya juzgadas y resueltas. En un caso, debió cumplir una condena de nueve meses y un día de cárcel por tráfico de influencias, en concreto por favorecer a un amigo periodista con una subvención. En el otro caso, debió abonar 9.000 euros de multa por cohecho, al considerar el jurado que había presionado a un hotelero para que contratase a su esposa, Maite Areal.

Con posterioridad, en febrero de este año, el tribunal del caso Nóos condenó a Matas a tres años y ocho meses de cárcel por un delito de prevaricación —en concurso con falsedad y malversación— y otro de fraude. Dicha pena se encuentra recurrida en la actualidad ante el Tribunal Supremo.

Más recientemente, la pasada semana, la Audiencia Provincial dictó una sentencia en la que absolvió a Matas del delito continuado de fraude a la Administración en el marco de las piezas separadas número 8 y 9 del caso Palma Arena. Dichas piezas trataban sobre la presunta contratación irregular de los tres arquitectos que construyeron el velódromo. La Fiscalía pedía tres años de cárcel para Matas por ese presunto delito. En este caso concreto Matas eludirá una posible nueva pena de cárcel, ya que el tribunal únicamente le condenó a ocho años de inhabilitación para cargo público, por un delito continuado de prevaricación.

Matas está además a la espera de que la Audiencia Provincial dicte sentencia en relación al juicio celebrado el pasado mes de septiembre por la pieza separada número 3 del caso Palma Arena, conocida como el caso Ópera. Dicha pieza trata sobre la presunta contratación irregular, a principios de 2007, del arquitecto Santiago Calatrava para que elaborase un anteproyecto para la construcción de un futuro palacio de la ópera en Palma.

A lo largo del citado juicio, la fiscal Anticorrupción Laura Pellón modificó su solicitud inicial de un año y tres meses de cárcel para el expolítico popular, pidiendo finalmente sólo un año de prisión. Asimismo, solicitó diez años de inhabilitación para Matas, por un supuesto delito de prevaricación.