España

Génova reivindica su fortaleza como sostén del Ejecutivo

Se da por hecho que Cospedal seguirá al frente del partido aunque salte al Gobierno. Los cambios llegarán en el congreso nacional, no antes de finales de enero

Rajoy y Cospedal, en la sesión de investidura en el Congreso
Rajoy y Cospedal, en la sesión de investidura en el Congreso - EFE

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, verbalizó ayer lo que es un clamor en Génova. «Es importante tener un Gobierno fuerte y, también cuando se gobierna, tener un partido fuerte que dé apoyo al Gobierno», dijo el dirigente del PP horas antes de que Mariano Rajoy desvele hoy los nombres de sus nuevos ministros. Reivindicó así el papel de la organización popular que ha exhibido «músculo» en este difícil ciclo electoral y que será necesariamente el principal sostén del Ejecutivo sobre todo ahora que se gestionará en minoría.

Ante la opción de que el presidente ofrezca una cartera ministerial a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en recompensa por su lealtad en los años más agrios por la corrupción, se da por hecho que habrá cambios internos. Aunque no vendrán antes del próximo congreso nacional, previsto para finales de enero o principios de febrero, según el calendario provisional. Hasta entonces, nadie duda de que Cospedal se mantendrá al frente de Génova, en primer lugar porque «no tendría sentido crear un vacío de poder» en el partido, tal y como reflexionan varios cargos. Después, todo se verá.

Cargos simultáneos

En los mentideros se asegura que Cospedal habría expresado a sus más cercanos su deseo de continuar al frente de la dirección nacional del PP. Y ante la incógnita de si podría simultanear un puesto en La Moncloa y otro en Génova, desde la sede popular recuerdan que Francisco Álvarez Cascos fue vicepresidente del Gobierno y secretario general. Y Javier Arenas fue ministro mientras capitaneó el PP.

«El partido es muy importante porque es el que soporta al Gobierno, sobre todo cuando está en minoría. En situación de mayoría absolutas es cierto que el protagonismo se diluye en favor del Ejecutivo, pero esta legislatura no será igual», señalan fuentes populares, que reclaman el peso político de Génova también a la hora de negociar con el resto de formaciones la acción gubernamental. «Las líneas políticas las marca el partido, otra cosa es que el grupo parlamentario dirija el día a día y negocie los trámites», indican las mismas voces.

Guiño de Rajoy al partido

Rajoy hizo un guiño a su partido la semana pasada, justo después de asumir el encargo del Rey para someterse a la investidura en el Congreso. Desde el Palacio de La Moncloa, reconoció el «mérito» del PP en este intenso año electoral, en el que, pese al desgaste de la gestión de la crisis económica, los devastadores efectos de la corrupción en sus filas y la irrupción de Podemos y Ciudadanos en el tablero, ha ratificado su condición de primera fuerza política en España. Incluso, ensanchando sus resultados entre diciembre y junio. «Pese a todo, han sido resultados históricos», resaltan en Génova. «No han sido meses fáciles para los militantes de mi partido, que han reaccionado con mesura», dijo Rajoy, que tras la conformación del Gobierno deberá empezar a preparar el próximo congreso nacional del PP.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios