Economía

El sector del ibérico confía en una buena Navidad

La industria espera un rebote del mercado en la próxima campaña de diciembre

El sector del ibérico confía en una buena Navidad
E. FREIRE Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Las industrias del ibérico han dejado atrás la crisis que hundió el mercado entre los años 2010 al 2014, y vuelven a otear un horizonte comercial normalizado y con expectativas al alza. En el primer trimestre del año se han etiquetado más de 2,2 millones de jamones y paletas ibéricas de bellota, un 24% más que en el mismo período de 2014; y casi 2,3 millones de piezas de cebo y cebo de campo, un 11,4% más. En total, están precintados y listos para su comercialización más de 4,5 millones de patas de porcino ibérico.

Andalucía aporta casi el 20% de todo el lote, con 750.135 patas de ibérico de bellota y 136.672 de ibérico de cebo y de cebo de campo, según los datos más recientes, correspondientes al periodo de enero a marzo, facilitados por Iberaice, la patronal de la industria. Donde descuella la comunidad autónoma es en la oferta de bellota 100% ibérica, con casi 600.000 piezas etiquetadas, lo que supone el 70% del mercado nacional de precintos negros, que son los que identifican esta gama más selecta.

«Las perspectivas son optimistas de cara a la próxima campaña de Navidad», ha adelantado Iberaice. Según fuentes consultadas, los precios están subiendo: un jamón de bellota con nueve kilos puede costar unos 500 euros. El de cebo de campo (criado con bellota y cereal) es bastante más barato, unos 250 euros.

La recuperación se nota en las ventas de las empresas, que también repuntan. Así, una de las mejores noticias del último ejercicio de Covap, la segunda mayor cooperativa andaluza tras Dcoop, es que ha continuado la tendencia alcista en su área de ibéricos, que está mejorando claramente la rentabilidad gracias al aumento del precio y de la distribución en todos los canales y en todas las gamas. La firma cordobesa superó por primera vez en su historia la barrera de los 400 millones de euros de negocio (en concreto, alcanzó los 404 millones en 2015 tras crecer un 6%). Al avance contribuyó la división de productos cárnicos (tanto de cordero, como de cerdo y vacuno), cuyos ingresos rondan los 80 millones de euros.

En la misma línea, Osborne también ha confirmado el crecimiento en ventas y márgenes de su mítica marca Cinco Jotas (5J), su división de ibéricos, tanto a nivel nacional como internacional, «gracias a un posicionamiento claramente premium en todos los mercados».

Osborne procesa en torno a 70.000 cabezas de cerdo al año y controla 200.000 hectáreas de encinas, alcornoques y quejigos. La mayoría de esta superficie son fincas de unos 500 ganaderos colaboradores de Osborne de Huelva Extremadura, Cádiz, Sevilla y Portugal. El grupo de bebidas y alimentación tiene cinco centrales de cría, dos de ellas propiedad de la marca. El corazón de la genética del 5J se encuentra en la finca Montecastilla de Campofrío en Huelva.

Otra señal de la recuperación del sector la da Consorcio de Jabugo, que entró de nuevo en rentabilidad en 2015 después de acumular casi 20 millones de pérdidas hasta 2013. El grupo catalán Agrolimen se ha quedado como único socio de esta firma, que tiene su sede social en Sevilla, donde también posee un matadero, aunque su principal factoría se encuentra en Jabugo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios