Patio del palacio de los Condes de Ybarra
Patio del palacio de los Condes de Ybarra - ABC
OPINIÓN

Una fundación islámica puja por el palacio de los Condes de Ybarra

El edifico fue la antigua sede de Fórum Filatélico en Sevilla

SEVILLAActualizado:

El histórico palacio de los Condes de Ybarra puede escribir en estos meses el último capítulo de una extraña peripecia. Este inmueble del siglo XVI fue la primera sede de la Consejería de Cultura hasta que, como siempre ha ocurrido en la Junta de Andalucía, a fines de los noventa el espacio se quedó pequeño para albergar el crecimiento mastodóntico de la administración autonómica. Tras una larga negociación, Fórum Filatélico adquirió el inmueble y realizó una ambiciosa restauración para convertirlo en el gran emblema de la marca en el sur de España, con salas de conferencias y espacios expositivos. Una vez que se destapó la gran estafa piramidal de los sellos, el imponente edificio de la calle San José se convirtió en uno de los principales activos del plan de liquidación de esta compañía, con un valor de tasación de 10 millones de euros (solo superado por la sede central de Fórum Filatélico en Madrid, que acaba de venderse por 30 millones).

Aunque no le han faltado novios a lo largo de estos años, el postor que más fuerte está pujando es la Fundación Taqwa, vinculada al jeque saudí Abdul Aziz al-Fawzan, que el pasado año ya compró el antiguo Casino de Toledo para crear un gran centro de difusión del Islam y que ha puesto en marcha el canal de televisión Córdoba Internacional (orientado a adoctrinar a los telespectadores musulmanes). Taqwa entró en el registro estatal de fundaciones en noviembre de 2015 con el hermoso fin de «promover, realizar y fomentar la difusión del mensaje de paz» (un objeto social que difícilmente podría molestar a nadie). El único problema de Taqwa es que su fundador es un firme defensor del wahabismo, una corriente rigorista patrocinada por la corona Saudí que para los expertos en el mundo islámico es una fuente de radicalización (el Ministerio del Interior, de hecho, está vigilando muy de cerca sus pasos).

El precio final que podría pagarse por el palacio sevillano es de seis millones de euros (un descuento del 40% sobre su valor original). Para los numerosos inversores que han recorrido sus estancias, el gran freno para su adquisición ha sido que su nivel de catalogación hace muy costoso su reconversión para otros usos, como el hotelero. Al margen de la oferta de Taqwa (única que se ha presentado oficialmente), como en los últimos meses el mercado inmobiliario se ha revalorizado claramente, se están postulando otros grupos interesados en la compra del edificio. En estos años convulsos para la vieja residencia de los Condes de Ybarra, el jeque Al-Fawzan sería sin duda el inquilino más inquietante.