Lingotes de oro en una joyería de la India
Lingotes de oro en una joyería de la India - REUTERS

El oro tiene prisa por volver a casa

Centroeuropa acelera la repatriación del metal precioso: el Bundesbank ha completado su plan de recuperación con tres años de antelación

BERLÍNActualizado:

El temor de una invasión soviética durante la Guerra Fría llevó a que numerosos países confiaran parte de sus reservas de oro a países más seguros, Fue uno de los asuntos que se resolvió en los llamados acuerdos de Bretton Woods -en New Hampshire, Estados Unidos- que además decidió la creación del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, usando el dólar como moneda de referencia internacional. Caído el Muro de Berlín comenzó una lenta repatriación del oro, también como una manera de aumentar la confianza de sus ciudadanos en la existencia de las reservas: Alemania y Austria se pusieron como límite 2020 para tener en casa el 50% de su oro, sin embargo la crisis económica y el Brexit han hecho que que este proceso se adelante varios años. Holanda repatrió en secreto 122,5 toneladas de oro desde Nueva York.

El Bundesbank, el banco central alemán, ha completado la repatriación programada de oro con 3 años de anticipación. En concreto, Alemania ha devuelto a las bóvedas de Fráncfort 53.780 lingotes de oro (LONDOR.373) con un peso y valor unitario de 12,5 kilos y 440.000 euros; en total: 674 toneladas de oro -cerca de 23.700 millones de euros- provenientes de la Reserva Federal (Fed) en Nueva York y del Banco de Francia en París han vuelto a Alemania cuatro años después de iniciar el traslado. Según el miembro de la Junta Ejecutiva del Bundesbank Carl-Ludwig Thiele, los lingotes fueron inspeccionados y verificados de forma «exhaustiva» tras su entrada en el país, tanto en autenticidad como en finura y peso, y ha confirmado que no se ha detectado «ningún tipo de irregularidad».

Siguiendo el ejemplo del Bundesbank, el Banco Nacional de Austria (OeNB, por sus siglas en alemán) ha anunciado esta semana que adelanta la repatriación de su oro, ya que gran parte de él se encuentra en el Reino Unido (un 80%). Según anunciaron el gobernador y el director del OeNB, Ewald Nowotny y Kurt Pribil, Viena quiere la mitad de su oro que se encuentra en depósitos en el extranjero de vuelta en el país a fines de 2018 y no como se anunciara años atrás, en 2020. Deberían llegar unas 140 toneladas de oro según los diarios «Tiroler Tageszeitung» y «Krone», el resto, permanecería en Londres (un 30%) y un 17% se transportará a Zúrich que en total almacenará 20% de las reservas austriacas de oro. Suiza tiene actualmente 3% y en las bóvedas del OeNB en Viena se encuentra un 17%.

Según el Banco Central de los Países Bajos (De Nederlandsche Bank, DNB), de las 612 toneladas de reservas de oro de Holanda, 189 toneladas -el 31% del total-, se encuentran físicamente en el país y, en la actualidad, están valoradas en 23.000 millones de euros.

El resto está repartido entre Nueva York, Ottawa y Londres. A través de un comunicado, el DNB confirmó que se repatriaron en secreto 122,5 toneladas desde la Fed de Nueva York hasta sus bóvedas en Amsterdam en 2014, aclaró además la actual localización de sus reservas: 31% en Amsterdam, 31% en la Fed, 20% en Otawa y el 18% restante permanece en el Banco de Inglaterra de Londres. Ese 31% en Amsterdam será trasladado hasta 2022 a las nuevas bóvedas que el DNB tiene en la base militar de Zeist. Según el World Gold Council (WGC, Consejo Mundial del Oro) el DNB tiene unas reservas de oro oficiales de 612,5 toneladas.