Economía

Juan Rosell: «Las empresas deben pagar impuestos donde están y ganan dinero»

Rosell no dramatiza con una economía «en funciones» si bien alerta de que «la inercia no es infinita» y los vientos de cola «no son para siempre»

Juan Rosell, presidente de la patronal, dunrante su entrevista con ABC
Juan Rosell, presidente de la patronal, dunrante su entrevista con ABC - ABC

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha participado esta semana en el Foro de Inversión y Negocios de Buenos Aires (Argentina), tras el cual charla con ABC. Se muestra «optimista» con el Gobierno de Mauricio Macri. De hecho, se entusiasma al asegurar que le ficharía «tres ó cuatro ministros argentinos para España en cinco minutos». Advierte además de que «cada vez estamos más cerca de la alarma económica por tener un Gobierno en funciones, ya que «la inercia dura, pero no es infinita». Sobre las relaciones entre Argentina y España, tras una década de claras turbulencias, opina que las aguas parecen haber vuelto a su cauce con el Gobierno de Macri. «El anterior Ejecutivo (de Cristina Fernández de Kirchner) iba a contracorriente», apunta. «El actual se ha abierto al mundo, salta a la vista».

¿Condiciona el caso Repsol-YPF (la expropiación de la filial argentina de la petrolera española) esta nueva etapa?

-Ese asunto lo damos por cerrado. Las consecuencias fueron negativas para ambas partes. Hasta Alfonso Prat (actual Ministro de Hacienda y Finanzas) lo dijo en Madrid en la sede de la CEOE: «Ojalá no hubiera ocurrido». Fue una pena, porque YPF y Repsol eran, técnicamente, complementarias. Para Vaca Muerta (uno de los mayores yacimientos del mundo por explotar) Repsol era imprescindible. De momento, nadie se ha querido meter a fondo en ese proyecto. Alguna razón habrá.

¿Será por las dudas que había por la seguridad jurídica?

-En todos los países hay problemas de ese tipo. En España lo tenemos con las empresas renovables y solares. Lo que está claro es que los países más seguros jurídicamente serán a los que vayan a apostar las inversiones.

-En su intervención en el Foro habló del galimatías legislativo

-Estamos repletos de leyes y la mayoría están mal hechas. Europa tiene 100.000 normas y España 160.000. El Parlamento español produce mil normas al año, salvo ahora, que estamos en cero, tranquilísimos

-¿Qué impacto tiene en la economía española seguir con un Gobierno en funciones?

-¿Qué impacto tiene en la economía española seguir con un Gobierno en funciones?

-Mil normas más, mil normas menos, no afecta; incluso, nos sienta bien para relajarnos. No hay ninguna ley tan urgente como para que se tenga que hacer mañana. Lo que hay son leyes que caducan.

-¿Cuánto tiempo puede soportar la economía española un Gobierno en funciones?

-¿Cuánto tiempo puede soportar la economía española un Gobierno en funciones?

-La inercia dura, pero no es infinita. Cada vez estamos más cerca de la alarma: ¡Peligro, peligro, peligro! Los vientos de cola favorables, como la bajada del petróleo desde junio de 2014 no son para siempre. Nadie sabe hasta cuándo va a seguir esa tendencia. Tampoco cuándo van a subir los tipos de interés que hoy están prácticamente planos, cuando los teníamos al 4 y al 5%. En algún momento, las cosas van a cambiar y la subida de las dos medidas será de 30.000 millones de euros, tres puntos del PIB de España. Entonces, estaremos en problemas.

-¿Desde el punto de vista empresarial le conviene a España ir a unas terceras elecciones?

-Lo que le conviene es resolver esta situación cuanto antes y que el Gobierno que salga, sea el que fuere, tenga margen de maniobra. Las pensiones, gane quien gane, no va a poder incrementarlas un 10%. Si lo hace, son 13.000 millones de euros, más de un punto del PIB. Imposible.

- ¿Cómo afecta el problema de Cataluña?

-En Cataluña no entienden cómo hay que explicar las cosas en Madrid y en Madrid no entienden lo que está pasando en Cataluña. Lo que no puede ser es que en Cataluña casi el 50% de la gente quiera ser independiente. Hay que abordar el problema en serio. Habrá que tenerlos en cuenta y preguntarles por qué opinan eso, qué razones tienen, si son sólidas o simplemente es una moda… Con todo, hay que poner el asunto encima de la mesa y hablar mucho, discutir mucho y plantear alternativas. Lo que no podemos hacer es que el tema se pudra porque será peor.

-¿Pero cuál es la solución? Porque hablar ya han hablado.

-Oficialmente, nadie ha hablado de nada, no se ha reunido ni la comisión mixta de transferencia. A lo mejor hay que crear una comisión en el Congreso para hablar de lo que esta pasando en Cataluña, quizás hay alguna cosa que están pidiendo y se les puede dar. Lo que no se puede hacer es decir cosas como que estamos volviendo a centralizar el Estado porque no existe ningún país en Europa más descentralizado que España. Se han traspasado casi dos mil competencias. El que dice eso o nos toma por tontos a los demás o no se entera de la película.

¿Ha hecho daño la corrupción a las inversiones en España?

-Sí, muchísimo. La corrupción es culpa de una deficiente legislación. Si tienes leyes puntuales y concretas no te puedes escapar, pero si convocan concursos a tu medida... Hay que hacer mucho mejor los concursos, evitar bajas temerarias, extracostes, garantizar que se cumplan los plazos y acabar con la responsabilidad patrimonial de la Administración. Es decir, que cuando por cualquier razón se equivocan, al final pague la Administración. Eso no es posible.

-Movistar se queda de su situación en Argentina. ¿Hay más quejas de los inversores españoles en el país?

-Los problemas pendientes están resueltos o en fase de resolución. Movistar es un diferente porque está en medio de una reestructuración del sector. Hay que esperar a que se resuelva.

-¿Existe una fómula para acabar con el desempleo?

-En España creamos hasta 2007 una cantidad de empleo espectacular. Llegó la crisis y perdimos casi tres millones de puestos de trabajo, pero nos estamos recuperando. El problema es, como en todos los países del mundo, Alemania incluida, que hay mucha informalidad. Es importante combatirla y solo se puede hacer por la vía del convencimiento de que es ilegal, que eso es corrupción y perjudica a todos. La otra vía, en paralelo, es penalizar. Es como los paraísos fiscales. Estoy absolutamente en contra. Las empresas deben de pagar impuestos donde están y tienen beneficios. Hay que cambiar la mentalidad.

-Las comunidades autónomas son bastante caras.

-Hay que mirar todos y cada uno de los gastos, no solo el de las comunidades. Habría que ver cuántos organismos existen a nivel estatal que son prescindibles. Lo que tengo claro es que hay 22.000 organismos en España y 8.000 ayuntamientos.

-¿Por qué la figura del empresario está aún tan dañada?

-Los empresarios no tenemos buena imagen en ningún lugar del mundo y eso es un desastre. Un empresario también lo es el chico joven en chancletas que trabaja con su ordenador en su casa y el que tiene un restaurante. Pero, desde el colegio, la figura del empresario está vapuleada cuando debería ser alabada. El empleo se genera con las empresas y el que diga lo contrario, miente. Si en la universidad, como advierte un sondeo reciente, los estudiantes dicen que prefieren ser funcionarios a empresarios, es porque eso es lo que les están enseñando. Es el problema.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios