Edificio de oficinas de Grifols | Vídeo: Sigue el éxodo de empresas de Cataluña - ABC

Grifols no prevé abandonar de momento su sede social de Barcelona

El grupo farmacéutico precisa que el consejo acordaría las medidas necesarias en caso de que «la actual situación derivase en un nuevo escenario»

MADRIDActualizado:

La multinacional farmacéutica catalana Grifols no prevé trasladar su sede corporativa central, que actualmente está situada en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), a otra ubicación. «Actualmente no hay ninguna previsión para cambiar de ubicación ninguna de las sedes corporativas», ha asegurado Grifols en un comunicado este lunes.

No obstante, el grupo farmacéutico precisa que «en el hipotético supuesto de que la actual situación derivase en un nuevo escenario que pudiese afectar el curso normal de los negocios o de la situación financiera de la compañía, el consejo acordaría las medidas necesarias».

De este modo, Grifols podría ser la única de las siete empresas catalanas del Ibex-35 que mantengan su sede social en Catalunya tras los anuncios de CaixaBank, Banco Sabadell y Gas Natural Fenosa de trasladar su domicilio social.

Grifols ha hecho público este pronunciamiento un día antes de que el presidente catalán, Carles Puigdemont, comparezca ante el Parlament para explicar si declara o no unilateralmente la independencia de Cataluña.

Grifols ya decidió hace dos años que gestionaría desde Irlanda la tesorería del grupo y su división principal. La multinacional, tercera firma mundial en la producción de medicamentos biológicos y derivados del plasma, escogió Dublín para alojar la central de su división más importante, BioScience, que aporta el 75% de su facturación global.

A raíz de la polémica creada por su presencia en Irlanda, la compañía quiso dejar claro que tanto la sede social como sus servicios centrales permanecían en Cataluña.

Grifols busca seguir perteneciendo a la UE y a la zona euro, así como estar bajo el paraguas de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que precisamente está buscando sede en Europa por el Brexit, sede a la que aspira Barcelona