La vicepresidenta de ATA, Celia Ferrero, el presidente de la asociación, Lorenzo Amor, y el economista José Antonio Herce, en la presentación del informe
La vicepresidenta de ATA, Celia Ferrero, el presidente de la asociación, Lorenzo Amor, y el economista José Antonio Herce, en la presentación del informe - EP

España, líder en Europa en prestaciones sociales a sus autónomos

Un informe presentado por ATA pone de manifiesto que nuestro país es el más avanzado en protección social

MadridActualizado:

España tiene el mejor sistema de protección social para autónomos de entre los sistemas tradicionales de Europa. Esta es la conclusión que aporta un informe presentado hoy por la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos.

En el informe se analizan, entre otras, las prestaciones por asistencia sanitaria, por incapacitada temporal, jubilación, desempleo y maternidad/paternidad. El balance del documento es que en España el autónomo recibe más y mejores prestaciones que sus homólogos en el Viejo Continente donde en ciertos supuestos se paga más por menos derechos.

Este es el caso de la prestación por desempleo, donde en España es voluntario cotizar para acceder a ella y en «bastantes» países de la Unión Europea ésta no existe para los autónomos (Reino Unido, Bélgica, Alemania, Francia...). Comparación similar surge en el caso de la maternidad/paternidad, donde el informe constata «mejores condiciones generales» en nuestro país ya que en algunos estados ni siquiera está contemplado el permiso de paternidad, y en otros el acceso a ambos permisos es inferior en cuanto al periodo de tiempo que se puede disfrutar.

Deficiencias

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce en el sistema español. El documento elaborado por ATA señala una cobertura insuficiente para los autónomos en las prestaciones por dependencia en comparación a la media comunitaria por «la ausencia de seguros de dependencia», que sí hay en países como Alemania o Francia, y la limitación de los recursos. Misma situación se da con respecto a las prestaciones familiares a las que tiene derecho el español, que el informe de esta asociación califica como «insuficientes».

Pese a algunas carencias legislativas, José Antonio Herce, economista que ha realizado el informe, ha asegurado durante la presentación que «nuestros trabajadores autónomos en algunas figuras están mejor protegidos que los asalariados y mejor protegidos que los autómos europeos».

Lorenzo Amor, presidente de ATA, puso en valor el sistema español: «Tenemos más acceso a prestaciones que ningún otro país de Europa», dijo, al tiempo que señalaba la necesidad de desmontar la «leyenda urbana» de que en España se cotiza mucho y se recibe poco.

Prestaciones por contribución

En relación a esto, Amor ha afirmado que «un autónomo por cada euro que contribuye a la Seguridad Social, ésta le devuelve entre 1,7 y 2 euros, dependiendo de la base que tenga». Además, ha aportado datos exactos con el ejemplo de una persona que se jubile mañana mismo: «Va a cotizar de media entre 90.000 y 100.000 euros a lo largo de su vida laboral, entre 400 y 420 meses», mientras que cobrará luego en forma de jubilación «entre 160.000 y 170.000 euros». Para el presidente de ATA, criticar el sistema español «está de moda» y lo que reflejan algunos gráficos en redes sociales «no es la realidad».

En consecuencia, ha reconocido que los autónomos españoles perciben un 37% menos de pensión que los asalariados, pero que también cotizan ese mismo porcentaje de menos. Por ello, el presidente de ATA llama a aumentar la cotización a aquellos que quieran y puedan para percibir, durante su vida laboral y tras ella, más y mejores prestaciones. «Hay muchos que pueden y no lo hacen», ha comentado.

En la presentación del informe también se han referido a los nuevos modelos de autónomos, tan en boga ahora por las empresas de reparto de paquetes y comida a domicilio. Amor ha explicado que en Europa hay 5.800.000 falsos autónomos, lo que supone un 2,3% del total.

Herce, en cambio, ha hecho un llamamiento a modernizar la legislación en España y en Europa para adaptarla a los nuevos modelos de empleo. «Las formas de trabajo ya no son las tradicionales», ha destacado, para proseguir con que «el futuro requiere una actuación concertada en la Unión Europea».