Economía

Un comité ético europeo investigará el contrato de Durao Barroso en Goldman Sachs

Barroso no será recibido en la CE como antiguo presidente, sino como representante de un grupo de interés

El expresidente de la CE, José Manuel Durao Barroso
El expresidente de la CE, José Manuel Durao Barroso - ÁNGEL DE ANTONIO
EFE Bruselas - Actualizado: Guardado en:

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha pedido a un comité ético "ad hoc" que examine si el nuevo cargo que el expresidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, va a desempeñar en Goldman Sachs se adecúa al código de conducta aplicable a los excomisarios.

En una carta dirigida a la defensora del pueblo europeo, Emily O'Reilly, Juncker explica que "buscará la opinión" de ese comité, encargado de evaluar si las actividades de antiguos miembros de la CE plantean un conflicto de interés.

"He pedido que, en este caso específico, porque implica a un expresidente de la CE, (...) se le soliciten aclaraciones sobre sus nuevas responsabilidades y los términos de referencia de su contrato, sobre el cual pediré la opinión del comité ético 'ad hoc'", indica la carta, hecha pública por la defensora del pueblo.

Juncker asegura además que en adelante, Barroso no será recibido en la CE como antiguo presidente, sino como representante de un grupo de interés («lobby») y que "será sometido a las mismas reglas que todos los representantes de grupos de interés".

Precisa asimismo que los miembros de la CE y los funcionarios comunitarios al reunirse con Barroso deberán cumplir las normas vigentes relativas a la transparencia y a los contactos con los representantes de grupos de presión.

El presidente del Ejecutivo comunitario recuerda que como norma general, el comité ético "ad hoc" es consultado sobre las actividades notificadas por ex omisarios durante el periodo de 18 meses después de su mandato.

Sin obligación de notificarlo

El nombramiento de Barroso en Goldman Sachs tuvo lugar 20 meses después del final de su mandato, por lo tanto no existía obligación de ser notificado a la CE, añade Juncker. Asegura asimismo que en sus contactos con Barroso, este le ha confirmado "su permanente compromiso de comportarse con integridad y discreción" en su nuevo puesto en Goldman Sachs.

O'Reilly valoró la decisión de Juncker y pidió al comité ético que emita una opinión "lo antes posible", a la luz de "la gran preocupación pública" por la cuestión.

La defensora del Pueblo europeo había instado a Juncker a aclarar la postura de la institución ante el fichaje de su predecesor. "El movimiento del señor Barroso ha generado preocupación en un momento de grandes desafíos para la Unión Europea (UE) y, en particular, por lo que se refiere a la confianza de los ciudadanos en sus instituciones", señaló O'Reilly el pasado 6 de septiembre.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios