Economía

Cinco «irregularidades» que los clientes pueden reclamar al banco y no lo saben

Reclamar las comisiones por impagos o la copia de tus contratos son algunas acciones que los clientes del banco desconocen que pueden hacer

Los clientes pueden reclamar las cláusulas suelos
Los clientes pueden reclamar las cláusulas suelos - IRENE MARSILLA
ABC - abc_es Madrid - Actualizado: Guardado en: Economía

La confianza de los ahorradores con la banca ha decrecido en los últimos años, con procesos como los de las cláusulas suelo opacas, las preferentes y la salida a bolsa de Bankia. Por ello, el portal reclamador.es ha elaborado una guía con cinco productos que el cliente puede reclamar a su banco pero que generalmente lo desconocen.

1. Reclamar las comisiones por impagos. Son comisiones que los bancos cobran cuando el cliente se retrasa en el pago de la cuota de algún préstamo o tarjeta. Su sentido es compensar a la entidad por gastos que pueda tener al reclamar la deuda, pero no pueden cobrarla sin más. Solo por el hecho de haber enviado cartas tipo a sus clientes, la entidad debe acreditar que las gestiones que han hecho hayan generado un gasto como para cobrar esa comisión que van desde los 30 a los 80 euros por cuota retrasada. Éste es un problema muy común sobre el que el Servicio de Reclamaciones de Banco de España se pronuncia todos los años en su Memoria de Reclamaciones y, sin embargo, los bancos siguen cobrándolas indebidamente porque saben que son pocos los clientes que las reclaman.

2. Reclamar seguros que nunca te llegarán a cubrir. Cada vez es más habitual que los bancos coloquen seguros cuando el cliente contrata algún tipo de préstamo. La mayoría son seguros poco interesantes para el usuario y buscan proteger al banco. Lo más llamativo de esta práctica es que el banco imponga un seguro que el consumidor nunca va a poder utilizar ni por el que va a obtener beneficio alguno. Esto sucede con muchos de los seguros de protección de pagos. El gancho principal para estos seguros es contar que si el usuario se queda en desempleo, el seguro se hará cargo de un número de cuotas del préstamo. Parece interesante ante la inestabilidad actual del empleo pero esconde una trampa importante ya que en la mayoría de estos seguros para que el usuario pueda disfrutar de la cobertura se debe haber tenido un contrato fijo cuando se contrata. Aun así los bancos venden estos seguros a personas con contratos temporales, conociendo perfectamente la situación laboral del usuario. En cambio, estos desconocen que no podrán disfrutar de la cobertura hasta que se quedan en desempleo.

En estos casos hay que reclamar la devolución de todas las primas del préstamo ya que el banco no puede vender un seguro que nunca va a cubrir verdaderamente al afectado.

3.Reclamar copia de tus contratos. Tanto para operaciones de préstamo como de ahorro, los usuarios tienen derecho a solicitar copia de estos contratos en el banco, ya sea porque los haya perdido o porque la entidad no le facilitó el acceso a estos en el momento de la contratación.Son muchas las trabas que ponen los bancos cuando uno de sus clientes quiere copia de algún documento (ejemplo: escritura de hipoteca, contrato de valores, etc.). En este caso, se recomienda que siempre se solicite por escrito y con acuse de recibo en la oficina del banco. Y ante cualquier impedimento se debe acudir al Servicio de Atención al Cliente del propio banco. Este es un problema muy común entre las personas que quieren comprobar si su hipoteca tiene cláusula suelo.

4. Reclamar los gastos de tu hipoteca. Todas las hipotecas tienen gastos y la mayoría de los bancos en España los han cargado siempre al cliente. Sin embargo, los costes que impone la banca al formalizar hipotecas, como los gastos de registro y notaría y el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD); entre otros, se pueden reclamar. Así lo consideran cada vez con más claridad los tribunales que señalan en sus sentencias que son gastos por servicios que no solo benefician al cliente y por eso no se les debe cargar en exclusiva al hipotecado. El Supremo ha declarado nulas estas cláusulas y, por lo tanto, las entidades financieras tendrán que devolver gran parte de este dinero a los afectados que lo reclamen.

5. Reclamar la cláusula suelo, las hipotecas multidivisa y los bonos convertibles del Banco Popular. La cláusula suelo de las hipotecas, las hipotecas multidivisa, los bonos convertibles del Banco Popular así como otros productos financieros nocivos han sido declarados nulos por numerosos juzgados y se pueden reclamar. Los usuarios pueden recuperar su dinero.

Toda la actualidad en portada

comentarios