Economía

Bruselas da marcha atrás y repensará el límite al «roaming» gratis

Juncker cede a las quejas de los usuarios y retira su propuesta de topar a 90 días al año el uso del móvil en itinerancia sin sobrecoste

Los usuarios podrán usar su móvil en «roaming» sin sobrecoste desde junio de 2017
Los usuarios podrán usar su móvil en «roaming» sin sobrecoste desde junio de 2017 - ABC

Bruselas ha dado marcha atrás en su propuesta de limitar el uso del teléfono móvil en itinerancia sin sobrecoste. La Comisión Europea planteó el pasado lunes que el «roaming» gratis, que se implantará a partir del 15 de junio de 2017, se tope a 30 días seguidos o 90 días al año para evitar el abuso por parte de determinados usuarios. Sin embargo, y ante la queja de las asociaciones de consumidores, el Ejecutivo comunitario ha decidido retirar esa propuesta y elaborar una nueva.

«El 5 de septiembre de 2016 se publicó un borrador preliminar. Los servicios de la Comisión, siguiendo instrucciones del presidente Juncker, lo han retirado y trabajan en una nueva versión», ha explicado la Comisión en un escueto comunicado en su página web, en el que atribuye la supresión de ese borrador a una indicación directa del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Los usuarios de telefonía móvil que visiten otros países de la Unión Europea a partir del 15 de junio de 2017 podrán hacer llamadas, enviar mensajes de texto y navegar por internet sin pagar el sobrecoste que ahora imponen los operadores a sus clientes cuando viajan al extranjero. En esa fecha se ejecutará la supresión del llamado «roaming» o coste en itinerancia.

Ahora bien, la directiva que ejecuta esa supresión contempla que los operadores de telecomunicaciones puedan limitar temporalmente esa exención en base a un principio llamado de «uso razonable». Es decir, para evitar abusos en el uso de ese servicio. Por ejemplo, que debido a la elevada fragmentación del mercado europeo de telecomunicaciones un usuario español compre una tarjeta SIM en otro país de la UE con precios nacionales más bajos para usarla en España y pagar menos o que este cliente use su tarifa española de forma permanentemente en otro país porque le resulta más barato.

La Comisión es la encargada de definir ese límite, que inicialmente fijó en los mencionados 30 días seguidos o 90 días al año, justificándolo en el número de veces que los europeos viajan al año a otros países, menos de tres veces. Esa propuesta no convención ni a las compañías de telefonía, que pieden rebajarlo aún más, ni a los usuarios, que esgrimen que deja fuera a personas que por trabajo o estudios se encuentran desplazados habitualmente en un país de la UE.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios