Economía

La banca recorta los incentivos de las cuentas corrientes por los bajos tipos

Las entidades aplican comisiones más altas a los clientes con menos productos contratados

Los bancos han cambiado también recientemente la política de comisiones en cajeros
Los bancos han cambiado también recientemente la política de comisiones en cajeros - VALERIO MERINO

La debilidad de la actividad crediticia, la penalización por dejar el dinero de los depósitos en las arcas del BCE y los tipos de interés oficiales en el 0% están asfixiando el margen de negocio del sector financiero y por tanto su rentabilidad. No es casualidad que los bancos españoles estén anunciando públicamente el fin de las políticas de comisiones «cero» y que ya hayan recortado la remuneración media de los depósitos al 0,2%. Lo que ninguno está dispuesto a hacer es cobrar a los particulares por guardarles su dinero. En esa tesitura han empezado a reducir las bonificaciones que ofrecían en sus cuentas corrientes a los nuevos clientes.

La última ha sido Banco Sabadell. Aunque sigue sin cobrar ni por el mantenimiento ni por las transferencias ni por las tarjetas a los usuarios con ingresos domiciliados en su cuenta principal («Cuenta Expansión»), y devuelve el 2% de las disposiciones en gasolineras, el grupo acaba de recortar del 3% al 1% la devolución de recibos —luz, gas, teléfono fijo, móvil e Internet— domiciliados en la cuenta.

Fuentes de la entidad admiten que con esta medida adaptan las condiciones de la cuenta al actual contexto en que captar pasivo cuesta dinero a los bancos, pues el BCE ha pasado de remunerar a cobrar por el dinero que las entidades guardan en el supervisor. Este es en todo caso el primer recorte que el Sabadell aplica a su cuenta desde su lanzamiento en 2009, y no hace más que seguir la estela del sector.

Clientes vinculados

Los bancos españoles desplegaron en los dos últimos años una política comercial destinada a captar nóminas y vender productos con más margen de ingresos como fondos de inversión, planes de pensiones, seguros y tarjetas de crédito. A cambio de esa mayor vinculación, las entidades ofrecen a esos clientes más fieles comisiones más bajas y bonificaciones, y aplican tasa más altas a aquellos con pocos productos y operativa.

Bankiaeliminó este año todas las comisiones para particulares y pymes con sus ingresos domiciliados en la entidad, pero un año antes había elevado el coste de mantenimiento de su «Cuenta Fácil» en caso de no tener domiciliada la nómina. BBVA, por su parte, elevó en 2015 a los clientes no vinculados la comisión de mantenimiento de la cuenta de 36 a 48 euros anuales y la de transferencias del 0,25% al 0,40%.

A pesar de que la vinculación de los clientes sigue siendo un objetivo prioritario para toda la banca, la prolongación en el tiempo de ese contexto monetario que lastra la rentabilidad hace que a las entidades ya no les salgan los números y el coste de esos incentivos empiece a ser inasumible.

Caixabankha anunciado recientemente el fin de su tradicional programa de fidelización basado en el canje de puntos por regalos como baterías de cocina («Puntos Estrella», que creó en 1997). Además, mientras en 2015 ofrecía como regalo a los nuevos clientes que domiciliasen su nómina una tableta o un televisor, en esta campaña ese incentivo es una cafetera de cápsulas, un «smartphone» o un reloj inteligente («smartwatch»). Según fuentes del sector, mientras el coste para la entidad del televisor rondaría los 300 euros, el de la cafetera es de unos 50.

Banco Santander, precisamente para aumentar su base de clientes vinculados, lanzó el año pasado la «Cuenta 1,2,3», que remunera el saldo entre el 1% y el 3%, regala acciones del banco y bonifica entre el 1% y el 3% el pago de impuestos y recibos. Sin embargo, esa cuenta tiene un coste de mantenimiento de 36 euros anuales, y la tarjeta puede conllevar otra comisión de 36 euros al año. Además, y para empujar a sus clientes hacia este programa, ha subido comisiones y eliminado bonificaciones de otros productos anteriores.

La entidad ha reducido además en Reino Unido la remuneración a los clientes británicos de esa «Cuenta 1,2,3», al fijar un interés único para todos del 1,5% en lugar del tramo del 1% al 3% anterior, y elevará las comisiones mensuales de la cuenta de 2 a 5 libras.

La industria viene advirtiendo de que los clientes bancarios deben acostumbrarse a pagar por sus servicios. Fuentes del sector apuntan a que a lo largo de 2017, si las cuentas siguen sin salir, esta tendencia irá a más.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios