Junqueras (ERC) y Puigdemont (Junts), durante las semanas del golpe independentista - Inés Baucells
Lastre independentista

Andalucía ya gana a Cataluña en ritmo de creación de empleo

Al contrario que en el resto de España, Cataluña crea menos puestos de trabajo ahora que hace un año

Actualizado:

Desde que los independentistas lanzaron su fracasado golpe secesionista, a primeros de septiembre, la creación de empleo se ha frenado peligrosamente en Cataluña. Tanto, que el acumulado de los doce últimos meses arroja un pobre resultado para el mercado laboral catalán: mientras en el resto de España se genera más empleo ahora que en 2016, en Cataluña se crea mucho menos.

La deriva ha alcanzado tal punto que ocho comunidades autónomas ya ganan a Cataluña en ritmo de creación de puestos de trabajo, y entre esas ocho se cuenta Andalucía, región que en más de una ocasión ha salido vapuleada en los excesos dialécticos del independentismo catalán.

En los doce últimos meses, Andalucía ha incrementado su empleo en un 3,87%; Cataluña, un 3,62%. Y, por cierto, la provincia catalana que sale peor parada en este particular es Lérida, tradicional granero de voto independentista junto a Gerona. En los doce últimos meses, la provincia de Málaga está creando empleo a un ritmo que prácticamente duplica al de la provincia de Lérida y que es un 40% superior al que registra la provincia de Barcelona. Otro dato: la provincia andaluza que menos ha visto crecer el empleo en los últimos doce meses es Jaén, donde se ha incrementado un 2,82%; y, aún así, aventaja a la provincia de Lérida, donde la tasa ha quedado en un 2,81%.

Baleares, Castilla-La Mancha, Canarias, Comunidad Valenciana, Madrid, Murcia, Aragón y Andalucía son las regiones, por este orden, que en el cómputo de los doce últimos meses han creado empleo a mayor ritmo que Cataluña.

La correlación entre deriva independentista y frenazo en la generación de empleo es evidente: en los tres últimos meses, de septiembre a noviembre, el saldo neto de creación de empleo en Cataluña ha sido de 5.619 puestos; en el mismo trimestre de 2017 generó prácticamente 10.000 empleos netos, 9.908 exactamente, según los registros oficiales de afiliados a la Seguridad Social.

Es decir, el ritmo de generación de empleo se ha desplomado un 43% en estos tres meses respecto al año pasado, una enorme caída si se tiene en cuenta que se produce en pleno relanzamiento de la economía española. De hecho, al contrario de lo que ocurre en Cataluña, en el conjunto de España este último trimestre se ha generado empleo a un ritmo un 34% mayor que en el mismo período de 2016.

Todo esto también está reduciendo el peso de Cataluña en la expansión del mercado laboral español. Así, en 2016 la economía catalana concentró en torno al 22% de todo el empleo neto creado en el conjunto de España; en los últimos doce meses, esa tasa de participación ha quedado reducida al 18%.