La canciller alemána, Angela Merkel, en una rueda de prensa
La canciller alemána, Angela Merkel, en una rueda de prensa - EFE

Alemania compra los «papeles de Panamá» por cinco millones

Además de señalar vías de financiación de varios delitos, el ministerio de Hacienda alemán espera que sirvan para seguir la pista de posibles defraudadores fiscales alemanes

BerlínActualizado:

Alemania no ha dudado en invertir 5 millones en la lucha contra el fraude fiscal y comprar con ellos los denominados «papeles de Panamá», los documentos parcialmente publicados por la prensa internacional de 2016 y que probaban la existencia de una trama de evasión de impuestos basada en una oficina de abogados panameños. La Oficina Federal de Investigación Criminal ha sido la instancia oficial encargada de adquirirlos e inmediatamente los trasladará al Ministerio de Hacienda, para que los datos, además de señalar vías de financiación de varios delitos, sirvan para seguir la pista de posibles defraudadores fiscales alemanes.

Varios medios publicaron documentos procedentes del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca sobre más de 200.000 empresas fantasma a través de las cuales políticos, famosos y deportistas ocultaban sus fortunas. La publicación condujo a numerosas investigaciones en todo el mundo y a un debate sobre los paraísos fiscales y el blanqueo de dinero, pero no fueron publicados al completo y Alemania ha considerado que merece la pena tirar del hilo hasta el final.

Desde Vladimir Putin, Mauricio Macri, Pedro Almodóvar hasta estrellas mundiales del fútbol como Leo Messi, se han visto salpicados por las informaciones, de gra impacto mediático, pero Alemania sospecha que hay todo un filón delictivo por explotar en esa documentación. En agosto del año pasado, el ministerio de Finanzas alemán creó una nueva división bautizada como «Departamento VII A3» o «Unidad de Inteligencia Financiera», dedicada a combatir el lavado de dinero y la financiación de actividades terroristas, que será el primero en examinarlos. Aunque no hay cifras exactas, el ministerio de Finanzas tiene informes que estiman que cada año se lavan entre 20.000 y 100.000 millones de euros en el país, que el ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble está dispuesto a perseguir.

Poco después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, la Oficina Federal de Investigación Criminal ya creo una unidad especial para combatir el lavado de dinero, pero la experiencia demostró que el trabajo de los 25 agentes que fueron asignados en su momento no era suficiente. Los expertos del BKA lograron detectar en 2014 un total de 24.054 movimientos sospechosos que no fueron perseguidos por los fiscales, tres de ellos relacionados con supuestas actividades terroristas. Y otros informes independientes, como el de Oxfam, apuntan a que habría más de 7,6 billones de dólares en paraísos fiscales.

Además de la compra de los documentos, Alemania ha establecido contactos con las autoridades panameñas para allanar el camino a las investigaciones. El Ministerio Público de Panamá confirmó la semana pasada que fiscales alemanes habían viajado al país para reunirse con sus homólogos locales, a fin de buscar un acuerdo de cooperación en el «complejo» caso de los denominados papeles de Panamá. La delegación alemana sostuvo en ciudad de Panamá una reunión con una comisión de la Fiscalía Segunda Especializada Contra la Delincuencia Organizada, que investiga en Panamá el caso de las sociedades «offshore».

De la «lista Falciani» a Lux Leaks

De acuerdo con la Fiscalía, en el encuentro se abordaron «temas de cooperación internacional, entre ellos el caso de los Papeles MF», siglas con las que Panamá identifica a la firma panameña Mossack Fonseca. El objetivo de la cita, afirmó el fiscal panameño Rómulo Bethancourt, fue «lograr un Acuerdo de Cooperación que permita individualizar las actividades criminales vinculadas» al bufete y «fortalecer la relación y poder establecer un marco de cooperación adecuado».

El encuentro era además el resultado de las tareas presentadas por la Procuradora (fiscal general) de Panamá, Kenia Porcell, el pasado 3 de abril en La Haya, Países Bajos, donde Alemania pidió «profundizar en las investigaciones, específicamente con fiscales de las ciudades de Colonia y Frankfurt», según Bethancourt. El fiscal panameño añadió que además «se han identificado un número de procesos que deben fortalecer las investigaciones que lleva a cabo Alemania y aquellas que se desarrollan en Panamá».

Desde hace tres años han aparecido a cuentagotas denuncias co,o las de Swissleaks («lista Falciani»), Lux Leaks y Offshore Leaks, pero pese al impacto de estas informaciones, los paraísos fiscales continúan siendo una realidad imparable. La última filtración de 11 millones de documentos y que implica a más de 140 personalidades políticas, de la economía o del deporte y el Estado alemán desea dar una respuesta contundente.

Según la organización que lucha contra la evasión fiscal, Tax Justice Network (TJN), Estados Unidos encabeza la tabla de los países en los que más se evaden impuesto, seguido por Brasil, Italia, Rusia y Alemania. El tamaño de la economía en negro en Alemania sería según esta organización del 16% del PIB, el doble de Estados Unidos en términos porcentuales, pero en consonancia con las naciones más desarrolladas de la Unión Europea, como Francia o el Reino Unido.