Economía

ADIF y Alstom trabajan en una tecnología para impedir el robo de cable en las vías ferroviarias

La firma francesa confía en que el bloqueo político no interrumpa el «megacontrato» de trenes AVE

Técnicos de ADIF reparan los cables de cobre y de fibra óptica que provocaron el incidente de octubre
Técnicos de ADIF reparan los cables de cobre y de fibra óptica que provocaron el incidente de octubre - EFE

Alstom y ADIF se encuentran trabajando en un proyecto, aún en fase experimental, para detectar de manera automática los robos de cable y sabotajes en las vías ferroviarias, un problema creciente que se concentra, especialmente, en Cataluña y que ha dado lugar a importantes incidentes en los últimos meses, como el que se produjo en octubre del año pasado, cuando la rotura de un cable de fibra óptica dio lugar al la paralización de los trenes AVE entre Vilafranca del Penedès (Barcelona) y Figueres Vilafant (Gerona), aunque el caso se extendió al resto de trenes de alta velocidad entre Madrid y Barcelona y provocó una oleada de retrasos y cancelaciones.

En un encuentro con los medios de comunicación, el presidente de Alstom España, Antonio Moreno, ha indicado que la compañía ha presentado un prototipo a la sociedad pública de este dispositivo, inspirado en la tecnología militar, que se basa en el análisis de vibraciones que se producen en la infraestructura para detectar cualquier tipo de actividad ajena a la operativa normal. Moreno ha indicado que, previsiblemente, el proyecto estará finalizado en un plazo de entre 1 y 2 años y estará desarrollado íntegramente en España.

El presidente de Alstom España, asimismo, ha repasado las cifras de la filial española del grupo galo, que solo en nuestro país recibió pedidos por 700 millones de euros durante el ejercicio 2015-2016 (un 50% más que en el ejercicio anterior) y facturó 400 millones. El directivo dijo sentirse «expectante» por conocer el resultado del concurso por el que Renfe comprará 15 trenes de alta velocidad (pedido ampliable a otros 15), valorado en 2.600 millones de euros. Se trata del primer contrato de estas características en más de una década. Además de la francesa, Talgo, Siemens, Bombardier y CAF ha presentado oferta.

El máximo responsable de Alstom España indicó que aún se desconoce la fecha en que se conocerá la decisión del operador ferroviario español, pero confía en que «la ausencia de Gobierno» no interrumpa el concurso. «La necesidad de la compra de trenes para Renfe sigue ahí. La decisión no debería retrasarse por motivos políticos», resaltó, para a continuación alabar la «transparencia» con que se está llevando a cabo el proceso.

Moreno se mostró optimista sobre la evolución de los pedidos en el extranjero, frente al bloqueo político en España y la reticencia en la inversión. De hecho, el 75% de la cartera de 700 millones en encargos procede de fuera de España. «Con un pedido cada diez años no se puede administrar», remachó. Añadió que el músculo de las contrataciones en el extranjero permitirá conservar fuerza productiva y crecimiento en la planta de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona), que Moreno definió como la «más competitiva» de Alstom en Europa. La factoría catalana de fabricación de trenes se encuentra en un proceso de ampliación de plantilla en 100 personas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios