AFP

US OpenDel Potro sorprende a Federer y se cita con Nadal

La derrota del suizo permite que España domine el tenis mundial con dos números uno por primera vez en la historia: Rafael Nadal y Garbiñe Muguruza.

Actualizado:

En varios momentos de la noche, no pareció Roger Federer el tenista que perdió el partido de cuartos de final del US Open de este jueves contra Juan Martín del Potro (7-5, 3-6, 7-6, 6-4). El prodigioso jugador que pelotea sin sudar, que despliega un abanico de golpes más amplio que nadie en el circuito, que domina los partidos con suficiencia dejó paso a un Federer al que se le encogió el brazo en los momentos clave.

Ocurrió en los últimos compases del encuentro, en el cuarto y definitivo set, cuando el marcador decía 30-30 y 5-4 a favor de Del Potro. El argentino, presionado, devolvió una bola alta que Federer atacó a media pista con una volea. No pudo ser Federer el que tiró la pelota a las vallas publicitarias, varios metros por detrás de la línea de fondo.

Tampoco podía haber sido Federer quien sucumbió en el ‘tie break’ del tercer set, el momento más decisivo del partido, empatado entonces a un set. Hasta cuatro bolas de set tiró el suizo. Algunas -una doble falta, un golpe fácil que se fue lejos de la línea- imperdonables. Al de Tandil solo le hizo falta una bola de set para embolsárselo.

También es difícil recordar a un Federer que pierde su saque con una doble falta. O que pierda los nervios y lance dos pelotazos de protesta contra la red por un fallo. O que sacuda la cabeza en gesto de impotencia en demasiados puntos.

En frente, Del Potro selló su regreso a unas semifinales de Grand Slam, en las que no aparecía desde 2013 -en el mismo escenario neoyorquino-, con un juego rocoso y una solidez mental tremenda. Sacó con consistencia, mandó reveses mejores de los que acostumbra, evitó errores, fue inteligencia y, cuando pudo, soltó su derecha sobrenatural, una bofetada a mano abierta para cualquier oponente.

En los momentos clave del partido, la balanza se inclinó hacia quien comete menos errores, quien aprovecha los golpes de suerte y quien se refugia en sus fortalezas. Ese jugador normalmente es Federer. Pero ayer desapareció por momentos de la pista.

Su derrota dispara consecuencias en muchas direcciones. Evita la semifinal soñada, el Nadal-Federer que es el mejor partido de la historia del tenis y que había disparado los precios de la reventa en Nueva York. Abre además un escollo inesperado para Nadal, que ayer ganó su partido de cuartos y que ahora deberá enfrentarse a Del Potro, un rival incómodo. «Del Potro es un jugador top. Cuando juega bien es difícil pararle. Quizá tiene la derecha más rápida del circuito, con ella tiene posibilidades de ganar a cualquiera», dijo Nadal antes de saber que el argentino sería su rival. Pero, sobre todo, asegura una circunstancia histórica para el tenis español: Federer no superará a Nadal en el ranking mundial. Por lo tanto, España reinará en el tenis mundial tanto en hombres como en mujeres: a pesar de que Garbiñe Muguruza cayó en Nueva York en octavos, la hispanovenezolana se aupará al número uno este lunes. El mallorquín, pase lo que pase en la recta final del torneo, seguirá también como número uno.